Qué ver en Oporto con niños

Oporto es una ciudad preciosa en sí misma por lo que no necesita de elaborar minuciosos planes de ocio. Además, los niños que están acostumbrados a viajar no tienen problemas en hacer suyas las ciudades sin necesidad de planes personalizados. No hay mejor actividad en Oporto que la de pasearla y vivirla sin prisa.

Aun así, hoy os traemos ideas de algunos planes para hacer con niños en esta bonita ciudad besada por el Atlántico.

World of Discoveries

Ésta fue una de las atracciones estrella de nuestro paso por Oporto el pasado mes de diciembre: un museo interactivo con zonas tematizadas que os proporcionará un buen rato de fascinación, horas de debate y una gran oportunidad para tirar del hilo de la Historia y de las colonizaciones con vuestros hijos.

Podéis descubrirlo un poco más a fondo y encontrar información en el post y en el vídeo sobre nuestra visita.

Funicular dos Guindais

Toda la ribera es un regalo para los sentidos y en el funicular tendréis la oportunidad de verla desde arriba y tener una de las mejores panorámicas de la ciudad.

Si vuestros hijos son de los que disfrutan de las alturas y los trenes, en el funicular encontraréis la mejor combinación de ambas cosas.

El billete para los adultos cuesta 2,50 € y el billete para niños de 4 a 12 años cuesta 1,25 €. Podéis informaros sobre los horarios y fechas de cierre en la web de los transportes de Oporto.

Paseo en barco: Crucero de los 6 puentes:

Las ciudades atravesadas por ríos nos parecen doblemente bellas y nos ofrecen la posibilidad de conocerlas desde una perspectiva diferente.

Nos encanta hacer estos cruceros fluviales. Ya nos gustaban cuando viajábamos en pareja pero ahora los disfrutamos aún más porque los podemos vivir como niños y Oporto tiene una de las riberas más bonitas para descubrirlas desde el río.

Eso sí, si tenéis un día lluvioso y podéis posponer el paseo para el día siguiente, posponedlo. Aunque los barcos que realizan estos cruceros tienen grandes ventanales en la parte interior para cuando hace mal tiempo y no se puede ir en cubierta, desluce mucho el paisaje y la experiencia.

Utilizar el bus turístico

Aunque preferimos recorrer las ciudades a pie y callejear –a veces, sin rumbo fijo-, el bus turístico de Oporto no es de los más caros y te da la oportunidad de llegar a zonas alejadas del centro a las que es costoso llegar a pie.

Es suficiente contratar la opción de 24 horas y es una opción interesante porque suelen ofrecer packs que incluyen el bus, el crucero por el río y una visita a alguna de las famosas bodegas de la ciudad.

Como decíamos, con el bus podéis llegar a lugares de interés alejados del centro (como la Fundación Serralves en Foz o el barrio de Matosinhos) y que están a demasiada distancia para llegar caminando.

Para los más pequeños resulta toda una aventura eso de subir y bajar del bus en distintos lugares; por no hablar de la emoción de ir en la parte de arriba. Además, los mapas del recorrido del bus suelen ser muy sencillos y con gráficos de fácil comprensión, por lo que podéis dejar que sean los más pequeños los que os guíen o los que os ayuden a situaros.

Parque da Cidade

En nuestra última visita a Oporto no pudimos visitar este bonito parque porque no nos dio tiempo pero en 2011 sí estuvimos y, si tenéis un ratito para descansar, os recomendamos este parque al más puro estilo Hyde Park de Londres para pasear y dejar que los niños den rienda suelta a la energía contenida.

En la web de la ciudad podéis encontrar los horarios.

Viajar en tranvía

Ésta es nuestra asignatura pendiente, sin duda. Dos veces hemos estado en esta ciudad y dos veces nos hemos ido sin subirnos en uno de sus históricos tranvías.

Si tenéis la oportunidad de tomarlo, no la dejéis pasar. Para los niños será toda una experiencia y estamos seguros de que para vosotros también.

Fundación Serralves

Vale la pena alejarse del centro y desplazarse hasta Foz para visitar la Fundación Serralves. El Museo de Arte Contemporáneo donde suele haber obras interactivas y de “toquetear” (cosa que encanta a los más pequeños) y sus magníficos jardines, bien merecen una visita.

Eso sí, si contáis con poco tiempo en la ciudad, dejad esta visita para la próxima ocasión porque se encuentra lejos de todos los imprescindibles a visitar y os tomará mucho tiempo.

Como siempre que hablamos de museos que no están pensados específicamente para niños, lo que os aconsejamos es que os adaptéis a vuestros hijos. Si vuestros hijos son de los que enseguida se enganchan a una buena explicación o si son de los que les cuesta prestar atención, si se cansan enseguida de estar en un mismo sitio o si se agobian con mucho adulto cerca… Nadie conoce a vuestros hijos mejor que vosotros y no todos toleramos las mismas cosas del mismo modo. Visitar la Fundación Serralves necesita de una gran inversión de tiempo, sopesad las probabilidades de éxito en vuestra familia antes de decidir si os encaja la visita o no.

Castillo de Francisco Xavier (do Queijo)

Este fuerte a orillas del Atlántico es la excusa perfecta para caminar por el paseo marítimo. Aunque sólo sea por las bonitas fotos que os ofrece este enclave con las olas rompiendo sobre el muro del castillo, merece la pena desplazarse hasta aquí.

Además, ¿qué niño/a se resiste a visitar un castillo?

Abierto de martes a domingo de 13h a 17h.

Mojarse los pies en el Atlántico:

Será porque el mar forma parte de nuestra vida diaria (en nuestro caso, el Mediterráneo) pero sentimos una fascinación especial por las playas. Y, acostumbrados como estamos al agua tibia de nuestro pequeño gran mar, no nos resistimos a remojar los pies en las frías aguas del Atlántico.

Después de todo un día de pasear y descubrir lugares, estamos convencidos de que vuestros pequeños disfrutarán de lo lindo jugando en la arena y tirando guijarros al agua. La excusa perfecta para el juego libre.

Caminar por la Ribera

Puede parecer una obviedad pero a veces nos perdemos en la idea de que hay que programar cosas especiales adaptadas a los más pequeños y se nos olvida que el bullicio y la belleza típica de las ciudades también son una gran fuente de aprendizaje y disfrute para nuestros hijos. Cuanto más vivan una ciudad, más la recordarán.

Magikland

Nosotros no pudimos disfrutar de este parque de atracciones porque abre sus puertas de Abril a Septiembre. Pero si visitáis Oporto en esas fechas y vais con peques, no olvidéis reservar un día e incluir la visita a este parque en vuestro itinerario de viaje.

Con un parque de atracciones nunca os equivocaréis. Los niños tienen una capacidad brutal para sorprenderse y disfrutar, y no hay lugar mejor para que puedan dar rienda suelta a la diversión.

En la web de Magikland podéis encontrar toda la información.

Si visitáis Oporto en época navideña encontraréis pistas de patinaje sobre hielo por todas partes y distintos mercadillos y ferias navideñas. La Navidad es de los niños y las ciudades se visten de magia en estas fechas.

Nosotros estamos convencidos de que no hay destino que no sea adecuado para ir con niños. Lo más importante de viajar con los más pequeños de la familia es tenerles en cuenta y viajar realmente CON ellos.

12 comments
  1. Hola familia!!
    Conocemos Oporto, pero sin niños, así que solo coincidimos en los planes del funicular y el paseo por la Ribera jeje. Aun así, creo que tenéis razon en que cualquier peque acostumbrado a viajar disfrutaría mucho la ciudad con solo caminarla y explorarla.
    Nunca había pensado en Oporto como destino navideño, pero tiene pintaza!
    Un abrazo!

    1. ¡Hola! A nosotros no deja de sorprendernos. Habíamos estado en verano, y tampoco la habíamos tenido en cuenta para un destino navideño. Pero, como casi siempre, las cosas sin planearlas demasiado salen mucho mejor jeje ¡Saludos! 🙂

  2. Te diré que a pesar de no viajar con niños, hicimos varias de las cosas que comentas: viajar en tranvía es toda una experiencia y el funicular… impresiona ya solo verlo desde el puente. Eso sí, la Fundación Serralves es una auténtica maravilla para niños y adultos. Me falta vivir la ciudad en Navidad que por lo visto, no defrauda. La verdad es que Porto tiene tantas posibilidades… Un abrazo

    1. ¡Hola! Sin dudas, Oporto es una ciudad con posibilidades para todas las edades y para todos los estilos. Dos veces que hemos ido y dos veces que nos hemos quedado con las ganas del tranvía. Una buena excusa para volver 😉 ¡Saludos! 🙂

  3. Hemos estado este verano y ha sido una de las ciudades que más ha gustado a nuestras hijas. Les resultó tan diferente. Los barcos, puentes, subir, bajar, el funicular, los tranvías, las francesinhas, el ambientazo de La Ribera… están deseando volver. Además no visitamos World of Discoveries porque visitamos uno muy parecido en Lisboa, pero la próxima vez iremos.

    Gracias por traerme esos bonitos recuerdos.

    1. ¡Hola Mª José! Que bonito Oporto en verano, siempre es bueno dejar algo pendiente para quedarse con las ganas y poder volver. A nosotros nos quedo pendiente el tranvía y el parque de atracciones Magikland. ¡Saludos! 🙂

  4. Excelente artículo! Me gusta que se lleven a los peques a éste tipo de sitios, es la mejor manera de interactuar y crear debates con ellos.
    Les despierta la curiosidad por saber más.
    Y lo del crucero por el río si visitamos la ciudad no dudaremos en hacerlo jejje

    1. ¡Hola! Nuestra peque siempre viaja con nosotros, nos ha enseñado a viajar de otra manera y ahora mismo no nos imaginamos viajando sin ella. Hasta que se canse de nosotros seguiremos viajando juntos. Te recomendamos mucho el crucero, las vistas de la ribeira desde el barco son chulisimas. ¡Saludos! 🙂

  5. Hola familia!
    Conozco Oportooooo; fuimos 3 amigas y la verdad es que lo pasamos en grande. No es lo mismo que vuestro viaje, pero sí hicimos cosas en común con vosotros!!
    Una gran cuidad

  6. Hola! Muy buen articulo!! Me encanta que mostréis que es posible viajar con niños por el mundo! Estuve en Oporto hace tiempo, y me encantó! de las ciudades con más encanto que he visto! Tengo ganas de volver!! Un saludo!

    1. ¡Hola Marina! Claro que es posible, nosotros no nos vemos viajando sin ella. Es lo más claro que tuvimos cuando supimos que seriamos padres, que no dejaríamos de viajar. Hoy en día viajamos bastante más que antes de tenerla 😉 ¡Saludos! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like