Un fin de semana en Lloret de Mar

A pesar de que cuando estábamos en los momentos más restrictivos del confinamiento todos dábamos por perdidas las vacaciones de verano, finalmente alcanzamos una nueva normalidad en la que, con mucha responsabilidad, podemos volver a hacer planes. Si, como nosotros, estáis buscando ideas para una escapada nacional, os traemos ideas para un fin de semana en Lloret de Mar.

Lloret de Mar

Para los que huís de planes llenos de “fiesta”, barullo, discotecas y muchedumbres es posible que la fama que tiene Lloret de Mar os eche un poco para atrás. A nosotros nos pasaba lo mismo porque ese tipo de turismo no encaja nada con nosotros ni con nuestro tipo de familia.

Pero Lloret es mucho más que el turismo de borrachera que nos venden los medios de comunicación (y si algo deberíamos haber aprendido durante la crisis sanitaria es a desoír o a poner en cuarentena -nunca mejor dicho- lo que los grandes medios nos quieren contar).

Lloret de Mar es una población catalana ubicada en la parte sur de la Costa Brava en la provincia de Girona. De tradición pesquera, llegó a su apogeo a mediados del siglo XIX en la que su actividad marítima llevó a muchos de sus habitantes a buscar fortuna “haciendo las américas”. Muchos regresaron sin haber tenido suerte pero unos pocos se enriquecieron notablemente con el comercio trans-oceánico y, también, con el tráfico de esclavos, y dotaron a la población de nuevas infraestructuras y de un nuevo status.

Dona Marinera

Las calles de Lloret están salpicadas de edificios que nos transportan a finales del XIX y principios del XX, a una época de riqueza y bonanza, sin olvidar el reflejo continuo del Mediterráneo que baña todo su litoral y que marca toda su historia.

Hoy en día, a pesar de su fama de turismo de discoteca y desfase, Lloret de Mar pone el foco en las familias, cuenta con espacios especialmente pensados y preparados para ellas y ofrece una gran variedad de actividades familiares. Por ello, Lloret está certificado desde 2010 como Destino de Turismo Familiar de Catalunya (DTF).

1. Playas y calas

No podemos hablar de Lloret de Mar sin destacar sus playas y calas. De arena granulada y pedregosa, sus playas son ideales para aquellos que no soportan volver a casa con la arena pegada al cuerpo.

De aguas transparentes y profundas a pie de orilla, sus costas están plenas de naturaleza y vida.

Playas de Lloret de Mar

Lloret y Fenals son sus playas más extensas y, en verano, cuentan con Mini-club para ofrecer un plus de entretenimiento a los más pequeños de la casa. La playa de Lloret cuenta incluso con Biblio-playa, una opción que nunca sobra para los amantes de los libros de todas las edades.

Si lo que buscáis es algo más de tranquilidad y resguardo, en el litoral de Lloret encontramos muchas calas como, por ejemplo, Cala Canyelles con su puerto deportivo o Cala Sa Boadella de fácil acceso y rodeada de pinos.

2. Caminos de ronda

Si lo vuestro es colgaros la mochila a la espalda y caminar por la naturaleza, no os podéis perder los caminos de ronda.

En concreto, el tramo que va desde el Museo del Mar de Lloret hasta el Castillo de Tossa de Mar, ofrece 12 quilómetros de caminata entre bosques y acantilados sobre el mar que bien merecen dedicar todo un día a esta actividad en familia.

Caminos de ronda

A nosotros, esta vez, nos quedó pendiente este recorrido al que le tenemos muchas ganas. Pero toda excusa es buena para volver a Lloret.

3. Parques acuáticos y de aventura

Nosotros fuimos a Lloret de escapada de fin de semana y no tuvimos tiempo de disfrutar de toda la inmensa oferta de entretenimiento que tiene la ciudad. Pero si vais con más tiempo podéis disfrutar de diferentes parques de ocio como Waterworld, un inmenso parque acuático;  Arbreaventura, un parque al aire libre con tirolinas, puentes y diferentes circuitos; o Gnomo Park, un parque con elementos participativos, piscinas y mini-golf situado en un bosque de pinos y ambientado en el mundo de los Gnomos.

4. Cultura, arte e historia

Por supuesto, Lloret no es solo playa. También podemos aprender historia paseando por sus calles y su litoral:

Poblado ibérico: cerca del núcleo urbano de Lloret y situado sobre un promontorio en el camino de ronda hacia Canyelles encontramos el Turó Rodó, un poblado ibérico que data del siglo III a.C. Esta visita nos ofrece una oportunidad fantástica para adentrar a los más pequeños en la historia antigua de nuestro país.

Castillo de Sant Joan: situado en el promontorio conocido como El Turó del Castell, los restos del castillo construido en el siglo XI d.C. fueron declarados Bien de Interés Nacional. En 1805 el fuerte quedó destruido a causa del bombardeo de la armada británica pero, entre 1989 y 1990, la torre fue reconstruida siguiendo la estructura original y puede visitarse.

Modernismo: podemos disfrutar del arte modernista visitando la Iglesia Parroquial de Sant Romà, el Cementerio Modernista (sí, sí, en los cementerios se encuentra muchísimo arte escultórico y los niños también pueden disfrutar de ello), el Museo del Mar o la Casa-Museo Can Font. O podemos seguir la ruta de los indianos y descubrir cómo algunos habitantes de Lloret cruzaron el mar y regresaron como nuevos ricos; una oportunidad extraordinaria para ir más allá de lo que nos han contado y dar a conocer a nuestros pequeños la historia detrás de la historia.

Iglesia Parroquial de Sant Romà

Biblioteca: en nuestra anterior visita a Lloret visitamos la Biblioteca Municipal y no podemos dejar de nombrarla en este post. Si sois de los que disfrutáis de los libros, esta biblioteca es una maravilla y la zona infantil nos dejó completamente asombrados. Así que, si necesitáis desconectar un rato del “turisteo” no os lo penséis, visitadla y disfrutad de la compañía silenciosa de los libros.

Un fin de semana en Lloret de Mar

Es una realidad que Lloret tiene mucho por ofrecer a quien decida visitarlo; podríamos decir que hay un Lloret de Mar para cada persona. Pero el tiempo es un bien escaso y nosotros solo teníamos un fin de semana para escaparnos a esta bonita ciudad de la Costa Brava.

Así que, vamos allá con nuestra experiencia y con nuestros tres planes en Lloret de Mar:

1. Snorkel

Somos gente de costa y el mar es parte de nosotros, por eso llevábamos mucho tiempo con ganas de realizar una actividad acuática en familia. Y qué mejor manera de empezar que con nuestro “bautizo” de snorkel.

En la Casa del Mar, en la playa de Fenals y de la mano del equipo de Xatrac nos adentramos en esta maravillosa aventura y nuestra experiencia es un recuerdo que guardaremos para siempre.

Antes de comenzar la actividad, el equipo de la organización nos explicó todo con pelos y señales: qué material necesitábamos, cómo colocarlo, señales para comunicarnos dentro del agua, qué recorrido íbamos a hacer, qué fauna y qué flora íbamos a poder ver, etcétera.

Equipo de Xatrac

Y, una vez dentro del agua, comenzó la aventura. En un principio tuvimos dificultades para colocarnos las gafas y las aletas porque el mar nos arrollaba, pero las risas que nos echamos no nos las quita nadie. Finalmente, conseguimos equiparnos al completo y empezar la actividad.

Esta actividad puede realizarse a partir de los 5 años y, aunque siempre es importante que los peques sepan defenderse en el agua, no tienen que ser nadadores de competición. De hecho, Alma bucea como una sirena pero no domina la natación (ella es así, especial) y eso me preocupaba un poco. Pero en seguida le pilló el truco a lo de respirar por el tubo (cosa que yo no conseguí… hice toda la actividad a pulmón. Menos mal que soy buena nadadora), le pusieron un cinturón con unos corchos y aguantó toda la actividad nadando sin parar mejor que muchos adultos… la felicitaron y todo al terminar. Así que no temáis por el nivel de natación de los peques, estarán en buenas manos.

Snorkel en Lloret de Mar

En definitiva, fue una mañana de lo más emocionante que nunca olvidaremos y que esperamos repetir muy pronto.

(Nota: si tenéis el material de snorkel necesario lo podéis llevar sin problema, si no lo tenéis podéis alquilarlo allí.)

2. Dofi Jet

El sábado por la tarde fuimos a dar un paseo en catamarán. Tomamos el Dofi Jet en la playa de Lloret y fuimos recorriendo toda la costa hasta llegar a Tossa de Mar. La idea era volver a Lloret en el mismo barco pero tuvimos un pequeño contratiempo.

Pasear en barco siempre es un planazo, sobre todo si vais con niños a los que suele hacerles mucha gracia lo de navegar. Además, la costa entre Lloret y Tossa es de una belleza y de una luz dignas de admirar; uno no sabe si mirar hacia la costa o perder la vista en el azul intenso del mar. Una maravilla.

Dofi Jet

Eso sí, no podemos obviar que nosotros nos mareamos… los tres. Como tres sopas. Cosas que pasan. Pero, mientras estuvimos enteros, lo disfrutamos muchísimo. Así que, si sois de los que aguantáis lo que os echen, no os lo penséis porque es un plan imprescindible.

3. Jardines de Santa Clotilde

Para el domingo por la mañana teníamos preparado un súper planazo: la yincana “L’enigma dels Jardins” en los Jardines de Santa Clotilde.

Jardines de Santa Clotilde

Estos jardines de estilo novecentista construidos en 1919 por encargo del marqués de Roviralta están inspirados en el Renacimiento y combinan el antropocentrismo y el estilo clásico. Situados en un acantilado sobre el Mediterráneo y entre las playas de Fenals y Sa Boadella, son un rincón de paz, naturaleza y belleza.

La vegetación que copa los jardines es la propia de la cuenca mediterránea, sin exotismos, lo que integra el espacio en su entorno de un modo natural y orgánico.

El recorrido está coronado por diversas esculturas pero quizá las más destacables por su belleza y composición son las que encontramos en la Escalera de las Sirenas, obra de Maria Llimona.

Jardines de Santa Clotilde

La yincana, que resultó muy entretenida y adecuada para toda la familia, consiste en una serie de pruebas repartidas en distintas cajas por todo el espacio de los jardines. En estas pruebas tenemos que responder correctamente a distintas preguntas y anotar las respuestas que nos servirán para resolver el enigma de la prueba final.

En definitiva, se trata de una actividad muy recomendable para pasar una mañana diferente, alejados del bullicio de las playas y aprendiendo un poco sobre la fauna, la flora y la historia de la zona. Un planazo.

Dónde dormir en Lloret de Mar

Lloret de Mar es una ciudad turística por excelencia por lo que encontramos todo tipo de alojamientos para todos los gustos.

Nosotros estuvimos alojados en el Hotel Evenia Olympic Palace del Hotel Evenia Resort, un complejo formado por tres grandes hoteles y una zona central de piscinas es-pec-ta-cu-lar… ¡tiene hasta un pequeño parque acuático!

Hotel Evenia Olympic Palace

Se trata de uno de esos resorts en los que podrías quedarte encerrado una semana entera y no necesitarías nada más para pasar unos días de relax y disfrute. Esa no es nuestra forma de viajar pero a nadie le amarga un dulce y, la verdad, es que estuvimos en la gloria.

La habitación, la comida, las piscinas, la animación, el personal… todo en este hotel está preparado para hacer de tu estancia algo fantástico.

Lloret de Mar en tiempos del Covid

No podemos cerrar el post sin hablaros de las medidas que Lloret está adoptando de cara a controlar la expansión del Covid-19.

Por supuesto, desde el día 9 de julio y como en el resto de Catalunya, el uso de mascarilla es obligatorio en todo momento, tanto en interiores como en la calle, excepto en la playa.

Las playas de Lloret y Fenals están segmentadas por perfiles (familias, adultos y +70) y cada segmento está marcado con un cartel antes de acceder a la playa. Además, en este enlace podéis consultar el aforo de cada playa y cala y decidir a cuál es más conveniente ir.

Los mini-clubs de las playas de Lloret y Fenals están abiertos de 10:30h a 17:00h con un aforo limitado y la obligatoriedad del uso de mascarillas en niños a partir de 6 años.

Como en el resto del país, los hoteles tienen el aforo reducido y tienen que cumplir con las medidas de seguridad establecidas.

Por supuesto, no podemos olvidar que Lloret es uno de esos lugares que se masifican, especialmente en la época estival, pero si todos actuamos de forma responsable no tiene porque haber ningún problema.

Este 2020 va a ser un año atípico en muchos aspectos y la época estival no va a ser una excepeción, pero si no queréis renunciar a vuestras vacaciones y os estáis planteando quedaros en España, Lloret de Mar es un buen destino en el que pasar unos días en familia.

¿Tenéis destino para vuestras vacaciones? ¿Conocéis Lloret de Mar y la Costa Brava?

Nota: Os hemos podido contar nuestra experiencia en Lloret de Mar gracias a la colaboración y el soporte de la Oficina de Turismo de Lloret de Mar.

8 comments
  1. Visitamos Lloret hace más de 10 años y era un turismo enfocado para jóvenes. Me alegro que estén prestando más atención a las familias. Vivimos bastante cerca, nos apuntamos todos los planes, seguro que a mis niños les encantara hacer snorkel!

    1. Hola Marisol,

      Tengo la percepción de que todos los destinos típicamente turísticos de fiesta y descontrol están volviendo la vista al turismo familiar. Es cierto que las discotecas y el desfase siguen formando parte de su oferta turística pero, sinceramente, a nosotros que viajamos con una niña, la noche no nos interesa demasiado por lo que no nos afecta mucho ese tipo de turismo.

      Dadle una segunda oportunidad a Lloret y descubriréis que tiene mucha naturaleza y muchas opciones que ofrecer.

      Un abrazo 🙂

  2. Hace muchos años de nuestra visita a Lloret de Mar, pero disfrutar de sus playas nos parece el plan perfecto para el fin de semana (y lo de la biblio-playa nos ha enamorado). Además nos encantan las rutas de senderismo, y más cuando van por la costa, así que esperamos poder hacer los Caminos de Ronda. En Galicia tenemos algo parecido, el Camiño dos Faros, que recorre 200 km de la Costa da Morte.
    Un saludo.

    1. ¡Hola Rafael!

      Merece la pena dar una oportunidad a estos destinos que, a priori, parecen alejados del turismo relajado y/o familiar. Son lugares inmersos en plena naturaleza que hay que descubrir.

      El Camiño dos Faros tiene que ser alucinante, apuntado queda.

      Un abrazo 🙂

  3. Es cierto que nosotros también teníamos la impresión de que Lloret de Mar estaba destina al turismo de fiesta y vida nocturna, pero me alegra saber que no es así.
    Nosotros también somos de mar, así que nos encantarán esas hermosas calas y playas de la Costa Brava. También nos gusta hacer snorkel cuando hay posibilidad ¿que vida marina visteis?
    Por cierto, muy buena la iniciativa para comprobar el aforo en las playas, de esta manera puedes ir con más tranquilidad y evitar sorpresas.
    Un saludo.

    1. ¡Hola!

      No se puede negar que Lloret es un lugar de encuentro para los amantes de la fiesta y las discotecas, pero es muchísimo más. Podemos decir que hay dos Llorets de Mar: uno de día y uno de noche.

      De todas formas, las circunstancias sanitarias actuales están obligando a cerrar los locales de ocio nocturno lo que se puede traducir en una oportunidad inmejorable para disfrutar del Lloret de Mar más natural y relajado. Quien no se conforma es porque no quiere :P.

      Un abrazo 🙂

      P.D.: en nuestro bautizo de snorkel vimos pepinos de mar, peces autóctonos, muchos erizos y flora y hasta un pulpo se asomó a saludar 🙂

  4. Recuerdo LLoret de Mar de la infancia, unas vacaciones con mis padres y hermanos. Pero hace tanto que solamente recuerdo por fotos algunos de los lugares a las que nuestros padres nos llevaron los días que acudíamos a disfrutar del mar. Leyendo ahora vuestra experiencia, en pleno verano Covid, Lloret me parece un lugar fantástico para viajar en familia con seguridad y pudiendo hacer todos juntos actividades relacionadas con el mar y también fuera de él. Sin duda han sido unos buenos días para vosotros tres. 🙂

    1. ¡Hola Kris!

      La crisis sanitaria nos está trayendo a todos muchos quebraderos de cabeza y mucha preocupación e inestabilidad, eso es innegable. Pero, la realidad, es que nuestras costas están tomando mucho oxígeno y que el turismo masivo les estén dando un respiro se está notando y mucho. El otro día comentaba que nuestra playa (La Pineda/Vila-seca) no había tenido el agua tan limpia en pleno julio desde que tengo memoria y eso da que pensar mucho sobre la sobre-explotación a la que sometemos nuestras costas.

      Y después de este rollo, lo que quería decir es que nos parece un muy buen momento para disfrutar de estos lugares que normalmente están masificados y vivirlos de un modo más relajado y conectando con toda su naturaleza. Así que, es un buen momento para volver.

      Un abrazo 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like