Casa Museo Salvador Dalí: Guía útil

La Costa Brava es famosa en todo el mundo por la enorme belleza de sus playas y de su litoral. Guarda el encanto de una zona de pescadores aderezado con grandes dosis de personalidad. Y si hay alguien con personalidad que estuvo estrechamente ligado a esta zona, ese es, sin duda, Salvador Dalí. El famoso pintor surrealista se estableció en el corazón del Cap de Creus en la que hoy en día se conoce como Casa Museo Salvador Dalí.

¿Dónde está la Casa Museo Salvador Dalí?

La Casa Museo Salvador Dalí se encuentra en Portlligat, una pequeña población adscrita al municipio de Cadaqués ubicada en una tranquila y resguardada bahía del Cap de Creus.

Dalí se jactaba de ser el primero en ver el nacimiento del sol cada mañana, puesto que Portlligat es el pueblo situado más al este de la península.

Se puede llegar caminando tranquilamente desde Cadaqués en un paseo de unos 15 minutos. Aunque también se puede llegar en coche hasta la misma bahía y aparcar donde buenamente se pueda en la carretera que rodea la playa o bien en el parquing de pago que se encuentra a la izquierda de la casa.

Nosotros recomendamos aparcar en el parking gratuito de tierra que hay frente al Camping Cadaqués, junto a la Ermita de Sant Baldiri y que está a menos de 5 minutos a pie de la casa. Eso sí, en temporada alta puede que no encontréis lugar a pesar de ser un parking bastante extenso. Tocará madrugar.

¿Qué es?

Como su propio nombre indica, se trata de la casa en la que Salvador Dalí y Gala establecieron su hogar desde 1930 hasta la muerte de ésta en 1982 (a excepción de los años que pasaron en Estados Unidos desde el estallido de la Guerra Civil hasta 1948).

Tras la muerte de su esposa, Dalí abandonó repentinamente la casa de Portlligat dejando todo tal y como estaba y se trasladó al Castillo de Púbol donde Gala está enterrada.

Solo las personas encargadas del mantenimiento de la casa volverían a entrar durante mucho tiempo, así que el tiempo en Portlligat se detuvo en el mismo instante que el corazón de Gala. Y eso es lo que podemos ver en la visita a la Casa Museo, la vida cotidiana de un genio antes de que huyera de la ausencia de su compañera de vida.

La casa fue cambiando con el paso de los años hasta llegar a convertirse en el labertíntico palacio que es hoy. Está formada por diferentes edificios que se correspondían con antiguas barracas de pescadores que Gala y Dalí fueron adquiriendo una a una hasta formar el edificio único que podemos ver.

Debido a esa construcción viva que consistió en ir añadiendo espacios, la casa cuenta con un interior laberíntico y de espacios únicos a diferentes alturas. Una casa surrealista, como no podía ser de otro modo.

En su interior encontramos todo tipo de curiosidades y excentricidades (como una mini-jaula para grillos, por ejemplo) pero también lo mundano de la vida de un ser humano que vivía y se desdibujaba entre el artista y el hombre. Mi espacio favorito: el estudio.

Gala está muy presente en todos los espacios de la casa y no hay un rincón en el que no encontremos algo inspirado en ella o hecho por y/o para ella. Una se va de la visita con las ganas de conocer más sobre Gala que, sin duda, fue mucho más que la esposa del artista.

La Casa Museo Salvador Dalí forma parte del Triángulo Daliniano compuesto por la casa de Portlligat, la Casa-Museo Castillo Gala Dalí de Púbol y el Teatro-Museo Dalí en Figueres, y es imprescindible para entender y acercarse a las entrañas de la obra del artista y de su personalidad.

Nuestra experiencia

Era mi tercera vez en la Casa Museo y tenía muchas ganas de mostrarles este espacio a Tomás y a Alma. Sólo por la situación de la casa, en plena bahía, ya merece la pena acercarse hasta Portlligat.

La sensación que te embarga al recorrer la casa es la de que el tiempo se detuvo y estamos viajando al pasado, algo extraño. Y, por supuesto, la sensación de estar en un laberinto te acompaña durante toda la visita.

Salvador Dalí fue un artista prolífico, rompedor, vanguardista y bastante polémico. Quizá algo incomprendido, aunque posiblemente esa fuera su estrategia: no hay nada más surrealista que aquello que escapa de nuestra comprensión. Su obra y su excentricidad te acercan a él como artista, mientras que sus posiciones políticas y muchos de sus actos te alejan de él como persona, lo que hace que incluso muchos años después de su muerte siga creando controversia y debate. En sus propias palabras <<Dalí es inmortal y no morirá>>.

Y así es, Dalí sigue vivo gracias a su arte y a través de la Fundació Dalí que hace una gran labor acercando la obra de este artista a todo aquel que quiera acercarse a ella. E igual que él, la Casa de Portlligat también parece estar viva a pesar de haberse quedado atrapada en 1982.

A nuestro parecer, esta es una visita imprescindible si se está por la zona tanto si se está familiarizado con la obra de Dalí como si no.

Información útil

– Medidas y normas adoptadas en relación al Covid-19:

*Uso obligatorio de mascarilla

*Desinfección de manos con gel hidroalcoholico en la entrada

*Control de temperatura en la entrada (no se puede acceder al museo con una temperatura corporal superior a 37,5 grados, si esto ocurre se reintegrará el importe de la entrada)

*Visita unidireccional: hay que seguir siempre la dirección de los carteles, no se puede retroceder si no está indicado

*La tienda permanece cerrada provisionalmente

*No se entregan mapas en papel, hay que descargarlo desde el código QR que se encuentra junto a las taquillas

*Respetar la distancia mínima de seguridad de 1’5 metros respecto a otros visitantes

*Aforo reducido en todas las salas

*Se han reducido los grupos de las visitas

*Recomendación de compra de entradas online

*Evitar pago en efectivo

– Compra de entradas

Se recomienda adquirir las entradas online de forma anticipada porque en taquilla solo se venden en caso de que no se hayan agotado online. Se pueden adquirir a través de la web de la Fundació Dalí. Comprar entradas

Importante a tener en cuenta es que hay que personarse en taquillas media hora antes del horario escogido para vuestra visita.

En la web se indica que actualmente debe hacerse siempre reserva previa. Horarios y precios

– Horarios y precios

Como todo en este 2020 tan raro, los horarios dependerán en gran medida de la evolución de la pandemia. Pero podéis encontrar los horarios y precios para reservar vuestra visita aquí.

Los menores de 14 años tienen entrada gratuita pero hay que reservar entrada igualmente.

– Visitas guiadas

Aunque se indica que las visitas no son guiadas, encontramos en el interior de la casa a distintas personas del staff de la Fundació que nos hacen una breve explicación sobre los espacios que vamos a ver y que velan por que los grupos no se acumulen en una misma zona.

En definitiva, somos de la opinión de que no se puede ir a Cadaqués sin acercarse a Portlligat y no se puede ir a Portlligat sin visitar la Casa Museo de Salvador Dalí. Esta ha sido mi terceca vez y estoy segura de que no será la última porque en todas mis visitas he descubierto algo nuevo. Tenemos pendiente la visita al Museo de Figueres y, después de estar en Portlligat, tenemos muchas ganas de visitar también el Castillo de Púbol. ¿Conocéis estos dos vértices del Triángulo Daliniano? ¿Nos recomendáis su visita?

Nota: Os hemos podido contar nuestra experiencia en Casa Museo Salvador Dalí gracias a la colaboración y el soporte de Costa Brava Pirineu y la Fundació Dalí.

5 comments
  1. Cuando nosotros fuimos a Cadaqués yo estaba embarazada de “Gala” pero por falta de tiempo nos faltó visitar ese museo de Dalí.
    Que por cierto pensábamos que el museo estaba en el mismo Cadaqués.
    Voy a guardarme este post para cuando volvamos ya que tienes info muy útil.
    Un saludo.

  2. No conozco este lugar. Pero se ve increíble. Me encantaría poder recorrer esta casa donde vivió el gran Dalí. Sin duda que lo tendré en cuenta cuando decida ir a visitar.!! El artículo está muy completo, gracias por incluir como es la modalidad actual de visita y el costo!

    Saludos!!

  3. Mira que estuvimos hace años en Portlligat y todavía recuerdo la Casa Museo Salvador Dalí. Nosotros dejamos el coche en Cadaqués y fuimos andando. Efectivamente, sólo por la bella bahía dónde se encuentra merece la pena verla. Pero el interior es increíble, y nos maravilló esa casa laberíntica, que efectivamente parecía haberse detenido en el tiempo. Cuando estuvimos no había tantas restricciones y la visita era más fluida, más próxima a la plasticidad del artista, pero claro, la situación actual manda. Me ha encantado leer esta guía tan útil para ver la Casa Museo Salvador Dalí. Quizá merezca la pena volver pronto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like