Guía útil para visitar Legoland Alemania

Como ya os comentamos en nuestro post sobre Playmobil FunPark, el año pasado estuvimos de visita por la zona de Baviera (Alemania) y, cómo no podía ser de otro modo, aprovechamos nuestro viaje para pasar un día en Legoland® Deutschland.

¿Dónde está Legoland® Deutschland?

Así como a Playmobil FunPark fuimos desde Núremberg, el punto de partida para visitar Legoland fue Múnich. Este parque de la franquicia Lego está situado en la ciudad de Günzburg a unos 120 kilómetros de la capital bávara y, para llegar, nosotros tomamos un bus que tardó aproximadamente una hora y cuarenta. Os damos más detalles en el post que dedicamos a Cómo ir de Múnich a Legoland.

Legoland® Deutschland

Si habéis llegado hasta este post, seguramente es porque vais a visitar un parque Legoland. Bien, pues lo primero que debemos tener claro es que hay nueve parques Lego alrededor del mundo: Dinamarca, Alemania, Emiratos Árabes, Japón, Malaysia, Reino Unido y 3 en Estados Unidos. Y, de esos nueve parques, del que vamos a hablaros es del que está situado en Alemania.

Una vez dicho esto, lo que no podemos dejar para más adelante es deciros que el parque es una verdadera maravilla. Parece un poco absurdo que digamos esto pero es que hay piezas Lego por todas partes y, cuando decimos todas partes, es TODAS partes. Por poneros un ejemplo, en los árboles hay pájaros hechos con piezas de Lego y hasta en el baño encontramos piezas de construcción.

Así como hay parques con tematizaciones extraordinarias porque recrean paisajes y lugares remotos, Legoland es un lugar absolutamente mágico por su exquisita y detallada tematización con las famosas piezas de construcción. El parque es un enorme playset a tamaño real y encima las atracciones son muy chulas, con diferentes intensidades, de mucha calidad y algunas de última generación.

Podríamos resumir definiéndolo como uno de los parques de atracciones/temáticos más completos en los que hemos estado: atracciones para descargar adrenalina, atracciones más suaves pero muy trabajadas, atracciones familiares, atracciones y zonas de juego para los más pequeños, zona cubierta para jugar con innumerables playsets de Lego, la fábrica Lego, la zona de maquetas (alucinante), puntos de restauración variados y no excesivamente caros, etcétera.

Aunque no seas un aficionado a los Lego, te aseguro que saldrás de este parque con alguno bajo el brazo y nunca volverás a ver estas famosas piezas de construcción con los mismos ojos.

Nuestra experiencia

Como ya os contamos en nuestro Vlog: Múnich bajo la lluvia, nos hizo un tiempo horrible.
Pasamos, prácticamente, de los 30 grados de Playmobil FunPark a 12 grados en Múnich y con lluvia intensa y constante. De hecho, en el trayecto en autobús desde Múnich hasta Legoland nos diluvió, con tormenta y todo, por lo que temíamos que nuestro día no saliera del todo bien.

Aun con el mal tiempo nos teníamos que arriesgar porque habíamos sacado las entradas desde casa para ese día y comprar las entradas por internet tiene ventajas (y, en ocasiones, ofertas) pero también te puede salir mal la jugada. A eso se le llama vivir al límite.

 Afortunadamente, los astros se alinearon y dejó de llover en cuanto llegamos a Günzburg. Y, aunque el cielo amenazó llover durante todo el día, el tiempo nos respetó, apenas si chispeó en algún momento y no pasamos demasiado frío, a pesar de no ir muy preparados para la temperatura que había.

Una de las grandes ventajas de que hiciera un mal día fue que no había mucha gente y no tuvimos que hacer prácticamente nada de cola en ninguna atracción. Sin embargo, uno de los inconvenientes de que hiciera algo de frío fue que tuvimos que descartar subirnos en las atracciones de agua.

Decidimos dejar la zona de Miniland para el final porque, en el caso de tener poco tiempo, podríamos recorrerla rápido sin detenernos demasiado a admirar detalles. Así que nos pusimos manos a la obra y, como no había mucha gente, pudimos empezar a subirnos a las atracciones a medida que se nos iban presentando sin preocuparnos por el tiempo a invertir.

Así pues, antes de parar para comernos unos frankfurts a medio camino entre las zonas Imagination y Pharaohs’ Land (no quisimos sentarnos a comer en un restaurante para optimizar el tiempo), ya habíamos recorrido una buena parte del parque.

Empezamos en la zona Lego City donde subimos a Harbour Cruise (unas barcas a pedal) y alucinamos con toda la ambientación. Seguimos por Knights’ Kingdom, la zona medieval con el espectacular castillo y nos subimos a Fire Dragon (una montaña rusa con medio recorrido indoor y medio recorrido outdoor que es la atracción estrella del parque), a Dragon Hunt (la hermana pequeña de Fire Dragon) y a Royal Joust (un recorrido suave para los más pequeños a lomos de un caballo Lego preparado para una justa de caballeros).

Pasamos a Imagination, la zona pensada para los más pequeños de la casa donde nos subimos a Pedal-A-Car (un recorrido aéreo en el que tienes que pedalear para avanzar), a Observation Tower (una plataforma que se eleva a 50 metros y que ofrece unas vistas espectaculares del parque y el entorno) y vimos un espectáculo acrobático en el Lego Arena.

Después de comer, fuimos a Pharaos’ Land donde subimos a la dark ride Temple X-Pedition (espectacular en decorados, gráficos y jugabilidad). Seguimos por Adventure Land donde Alma subió a Canoe X-Pedition (un recorrido en canoa para los más pequeños en el que les dan un remo) y montamos en Safari Tour (un recorrido en jeep por la jungla donde alucinar con todos los animales hechos con Lego). De ahí pasamos a Lego Ninjago World donde nos lo pasamos en grande en la dark ride Lego Ninjago The Ride (tan espectacular como Temple X-Pedition), Alma trepó en Cole’s Climbing Wall y colocamos algunas piezas en Temple Building Fun. Pasamos de largo la zona de Pirate Land porque lo único que nos atraía de esta zona era Captain Nick’s Splash Battle (un recorrido en el que se desencadena una batalla de agua entre balsas) y hacía frío para mojarse, de hecho, es muy probable que esta atracción estuviera cerrada por el tiempo y la afluencia.

Y, por último, llegamos a Lego X-Treme donde entramos a Legoland Atlantis by Sea Life (un lugar espectacular aunque hubiéramos preferido que no hubiera peces de verdad; nos habría parecido incluso más lógico que todo lo que hubiera en el agua fuera hecho con piezas de Lego), jugamos con la fuente musical Stepping Tones, Tomás y Alma subieron a Wave Racers pensando que no se mojarían y Tomás bajó con los pies chorreando (menos mal que Alma llevaba el chubasquero), montamos en The Great Lego Race (una montaña rusa no muy fuerte pero con un tramo de curvas cerradas muy divertido, la gracia está en ponerse las gafas de realidad virtual pero, como Alma no podía ponérselas por edad, uno de nosotros tenía que ir también sin ellas, así que optamos por no ponérnoslas ninguno) y con esto le dimos la vuelta al parque.

Como teníamos mucho tiempo todavía para descubrir cosas, volvimos a Lego City para visitar la Lego Factory (un recorrido que nos invita a conocer cómo se fabrican estas famosas piezas de construcción y donde nos obsequian con una pieza de recuerdo de nuestra visita) y para subirnos al Legoland Express desde donde echamos un primer vistazo a las maquetas de Miniland.

Y, para terminar nuestro día en el parque, recorrimos Miniland donde alucinamos con todas y cada una de las maquetas construidas con Lego y el nivel de detalle que consiguen. Mis maquetas favoritas fueron las de Star Wars con el Halcón Milenario y la escena de la Cantina de Mos Eisley con su música y todo, y la reproducción de Venecia (cómo no).

¡Ah! Y antes de marcharnos no podía faltar la visita a la tienda City Shop (una de todas las que hay por todo el parque) donde compramos un pequeño playset de Lego Friends para Alma y un pequeño playset de Lego City para nuestro sobrino. Menos mal que cuando visitamos Legoland a Alma no le interesaban demasiado estas piezas de construcción porque si no habría sido la ruina porque hay de todos los tamaños y colores y de todas las temáticas que te puedas imaginar.

Sin duda, nuestra visita a este parque fue un punto de inflexión y, desde entonces, los Lego forman parte del paisaje de nuestro salón.

Para resumir nuestro día podemos decir que lo vimos todo porque no nos subimos en todo, porque no había mucha gente y no tuvimos que hacer colas, y porque fuimos descartando algunas atracciones y actividades que o bien estaban sujetas a pago, o bien eran para mojarse y no era el día idóneo para ello, o bien no eran de nuestro interés (toboganes, zonas infantiles de juego, etcétera) o bien se trataba de atracciones casi iguales a alguna de las que encontramos en PortAventura y “podíamos” saltárnoslas.

Eso sí, lo que tenemos que destacar es la ambientación por temáticas de las distintas zonas que es súper-detallada y la tematización Lego que te acompaña incluso en el baño y en cada uno de los detalles que puedas imaginarte. Allá donde mires encontrarás una pieza de Lego. Es alucinante.

Legoland Alemania es un parque ideal para ir en familia, incluso con niños muy pequeños, y súper-recomendable tanto si os gustan las atracciones fuertes como si os gusta más que “os paseen”.

Información útil

Compra de entradas: pueden adquirirse tanto on-line a través de la web del parque como en taquilla. Nosotros las compramos por internet antes de viajar y las llevamos impresas para evitar posibles colas y porque en la web suele haber ofertas y/o descuentos. Los precios pueden variar de un día a otro o de una semana a otra; así que, si estáis planeando ir, os recomendamos que primero miréis qué día os conviene más visitar el parque antes de organizar el resto de los días. Si vais a ir más de un día al parque, planteaos comprar el pase anual (es muy económico) o contemplad la posibilidad de pernoctar en alguno de los hoteles asociados al parque.

– Curiosidad: los niños hasta 11 años que visiten el parque el día de su cumpleaños, tienen la entrada gratuita mostrando su DNI o Pasaporte.

– Express Pass: hay tres tipos diferentes de Express Pass pero, a no ser que os toque un día de afluencia masiva, nos parece que no es necesario.

– Horarios: como los horarios varían dependiendo de la temporada del año e incluso dependiendo del día de la semana, no vamos a ponerlos todos aquí pero podéis verlos en la web del parque. El parque permanece cerrado desde principios de noviembre hasta principios de abril.

– Parking: el parque cuenta con un gran parking y cuenta también con zona de caravanas. Podéis reservar el parking aquí. Si os sacáis el pase anual, podéis añadir un suplemento para el parking en uno de los pases.

– Mapa del parque: podéis encontrar los mapas del parque en los puntos de información de la zona de entrada. Los mapas podéis encontrarlos en varios idiomas pero no están en español. No incluyen el horario de espectáculos puesto que apenas hay dos o tres de ellos y el horario lo ponen a la entrada del teatro.

Se trata de un mapa muy completo en el que encontraréis tips para optimizar vuestra visita, atracciones por edad y/o altura e información sobre los servicios que ofrece el parque.

– Aplicación móvil: se puede descargar una aplicación móvil, disponible tanto para iOs como para Android que es de lo más útil. Es muy intuitiva y funciona a la perfección: te guía por el parque indicándote el camino a seguir entre un punto y otro, te muestra el tiempo de espera e cada atracción, están disponibles los horarios de los espectáculos, etcétera. Nosotros la utilizamos y le damos un 10.

– Calificación por edades: como hemos comentado antes, nos parece un parque muy enfocado a las familias y muchas atracciones son accesibles para niños a partir de 0,80m. De todos modos, no está de más que le echéis un vistazo a las alturas mínimas y máximas de cada atracción antes de vuestra visita para poder organizar vuestro día de un modo óptimo.

– Puntos de restauración: hay distintas opciones para comer como puestos de bocadillos, hot dogs, cafeterías, puestos de helados, comida rápida o self-service.

– Precios: así como no es un parque con precios desorbitados como otros parques de Europa, tampoco es de los más baratos. De hecho, así como en la tienda de Playmobil FunPark vale la pena comprar los playsets por su diferencia de precio con las tiendas de fuera del parque, en Legoland los precios nos parecieron los estándar que podéis encontrar en cualquier otro lado.

– Zonas de agua: en distintos puntos del parque podemos encontrar zonas para refrescarnos en los días fuertes del verano, que no sabemos si en esa zona son muchos, la verdad. Os recomendamos que si vais con peques en verano lleven sandalias cerradas que puedan mojarse y que llevéis ropa de recambio, por si acaso. Y, como el tiempo en esa zona es algo inestable, no estaría de más que llevarais alguna prenda de más abrigo por si acaso cambia la temperatura de un momento a otro.

– Precauciones: si vais en tiempo de calor, no olvidéis el protector solar, que el sol no queme de calor no significa que no sea perjudicial para nuestra piel. Y vayáis en la época que vayáis, no olvidéis tener a mano un chubasquero, podéis necesitarlo en el momento menos esperado.

– Otros servicios: el parque dispone de consignas, primeros auxilios, alquiler de strollers, etcétera. Podéis ver más descargando el mapa en su web.

En resumen, como ya os contamos en nuestro vídeo dedicado a nuestra experiencia en Legoland Deutschland el parque cumplió con todas nuestras expectativas y, de hecho, las superó. Así que si vais por la zona de Baviera no podéis dejar escapar la oportunidad de pasar un día inolvidable rodeados de las piezas de construcción por excelencia. ¡Que lo disfrutéis!

8 comments
  1. Está claro que este es uno de esos parques temáticos que hacen las delicias de grandes y pequeño. ¡Qué bueno que dejara de llover porque menuda faena pasear por un lugar así bajo el paraguas!. Me encanta lo de la invitación a los niños que visitan el parque el día de su cumpleaños ¡¡¡pero sería perfecto que lo hicieran también con los mayores!!! Hay muchos adultos super fans del mundo Lego. 🙂

    1. ¡Hola Kris! Si, la verdad que últimamente no tenemos mucha suerte con el tiempo. Afortunadamente al final lo pudimos disfrutar sin grandes complicaciones. Lo de la invitación te damos toda la razón… ¡Los mayores también queremos entrar gratis en nuestro cumple! jejeje ¡Saludos y gracias por pasar! 🙂

  2. ¡Qué chulo!Me ha parecido súper divertido y genial para ir con mi sobrina 🙂
    Una pena que el tiempo no os acompañase del todo y tuvieseis que perderos las atracciones de agua, pero bueno, así tenéis la excusa para volver 😉
    Un abrazo familia.

  3. Ya lo dice el refrán, que no hay mal que por bien no venga… Y aunque el tiempo no os acompañara demasiado (menos mal que paró de llover! 😉) eso os sirvió para no tener que esperar cola para las atracciones. 👍🏼
    Nosotros estamos deseando visitar un parque Legoland porque, como niños de los ’80, los Lego fueron parte de nuestros juguetes favoritos, que guardábamos en un bote de detergente, jejeje. Además, cada vez que hemos estado en una tienda Lego (como la de Nueva York) arrasamos comprando piezas nuevas. 😉

    Eso sí, antes de comprar las entradas online, miraremos el clima para no llevarnos un disgusto. 😂

    Saludos.

    1. ¡Hola Dinkys! Lo del clima puede ser una faena, sobre todo si ya tienes la entrada. Pero bueno, afortunadamente al final el tiempo nos respeto bastante. Curiosamente nuestra peque no era muy fan del mundo Lego, sin embargo al salir del parque se ha convertido totalmente a este mundo. ¡Los Legos atrapan! jeje ¡Abrazo guapos! 🙂

  4. Creo que jugué a los Legos hasta la adolescencia, y aún seguiría si no me miraran como a un loco jaja. Así que imagino que disfrutaría Legoland como un niño. ¡No sabía que había tantos parques! Lástima que os saliero el tiempo raruno, aunque, como dices, también os ayudó a disfrutarlo con menos gente. ¡No hay mal que por bien no venga! 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like