Guía útil para visitar Playmobil FunPark

El año pasado elegimos como destino para nuestras vacaciones de verano la zona de Baviera. Los que nos conocéis sabéis que nos encantan los parques temáticos y que siempre que podemos intentamos localizar alguno que esté cerca de la ciudad que visitamos. Así que, teniendo como punto de partida la ciudad de Núremberg, no podíamos dejar escapar la oportunidad de visitar Playmobil FunPark.

El parque está situado en la población de Zirndorf, a unos 15 kilómetros de Núremberg. Nosotros, para llegar, tomamos un tren que en apenas 15 minutos nos llevó de la estación central de Núremberg a Zirndorf. Os damos más detalles en el post que dedicamos a Cómo ir de Núremberg a Playmobil Fun Park.

Playmobil FunPark

Lo primero que hay que saber de Playmobil FunPark es que se trata de un parque temático NO de un parque de atracciones. Es decir, el parque está completamente tematizado con la estética de las famosas figuras y cada zona es un enorme playset a tamaño real, pero en él no encontraréis montañas rusas ni atracciones mecánicas.

Lo más parecido a una atracción son unos cochecitos a pedales en la zona de la Estación de Policía (a partir de 6 años), unos tractores a pedales en la zona de la granja (a partir de 3 años) y unas barquitas que tienen que manejar con unas manivelas en un lago situado al lado de la zona de las Hadas (a partir de 4 años).

Podríamos resumir definiéndolo como un parque de juegos a lo grande: toboganes, laberintos, zonas para escalar y trepar, zonas de agua, búsquedas del tesoro (en arena y en agua), areneros, zonas donde toquetearlo todo, etcétera. Una experiencia física y sensorial de juego libre e imaginación.

Nuestra experiencia

Puesto que sabíamos que no se trataba de un parque de atracciones y puesto que el precio de la entrada es muy asequible, no nos habíamos creado grandes expectativas acerca de Playmobil FunPark. Es más, temíamos que pudiera ser algo decepcionante pero nada más lejos de la realidad. El parque nos sorprendió muy gratamente: la ambientación y tematización, las distintas zonas en las que está dividido y su jugabilidad. Vaya, que salimos encantadísimos.

Nos tocó un día espectacular de sol y de calor (29 grados nada menos) que, sumado a que los niños estaban de vacaciones de verano, provocó que el parque estuviera a reventar de gente. Aun así, apenas tuvimos que hacer colas, aunque sí nos quedamos sin buscar tesoros porque preferimos darle bien la vuelta a todo.

Hay dos zonas para buscar tesoros: una en la zona del lejano oeste en la que hay que buscar piezas en un arenero y otra en la zona de las hadas en la que hay que buscar piezas en unas conchas gigantes llenas de agua. En estas zonas, lo que encuentras te lo llevas y por eso siempre hay colas para acceder. Estamos seguros de que debe ser muy divertido pero requería dedicarle un tiempo que no nos compensaba perder.

Tuvimos mucha suerte de que nos hiciera tanto calor ya que no son temperaturas habituales en la zona. Esto nos permitió ponernos a remojo en distintos puntos del parque y Alma lo pasó en grande. Eso sí, el agua estaba helada aunque ya se sabe que sarna con gusto no pica.

Por lo que respecta a los espectáculos y la animación, sólo vimos que se representaba una justa de caballeros en la zona del castillo medieval. La justa era entre dos niños elegidos entre el público pero no había un espectáculo propiamente dicho con actores y/o animadores, así que no nos quedamos a verlo. También encontramos a algunos personajes que salían para hacerse fotos por las calles del parque.

Playmobil FunPark está dirigido al turismo local y se nota. El mapa que te dan con la entrada está sólo en alemán, la megafonía y todos los carteles están sólo en alemán. Lo único que encontramos en inglés (y menos mal) fue el menú del restaurante.

Puesto que los precios no nos parecieron desorbitados, decidimos comer menús en el self-service PUB. Cuando llegó la hora de escoger las bebidas nos volvimos un poco locos y tuvimos que llenar los vasos con refrescos porque no supimos encontrar el agua. Como explicamos al final de este vídeo el agua embotellada en Alemania es carísima, por lo que suponemos que deben tener la costumbre de beber agua del grifo. De hecho, el agua del grifo está buena y al final hacíamos como los locales y rellenábamos las botellas que llevábamos en las fuentes. Tenedlo en cuenta.

Comimos en las mesas de la zona al aire libre y no tardamos en arrepentirnos porque la cantidad de abejas que se agolpan sobre la gente que está comiendo es sencillamente insoportable. Obviamente, los locales están acostumbrados porque ni se inmutaban pero a nosotros nos amargaron un poco la comida. Si no ibas con cuidado se metían en las pajitas de la bebida y, por supuesto, te infestaban el plato… vaya, que si te descuidabas se te metían hasta en la boca. Fue bastante desagradable. Menos mal que ninguno de los tres somos alérgicos a las picaduras de abeja porque si no hubiéramos entrado en pánico.

Para nosotros, las zonas más chulas son la del Barco Pirata que está en el centro de una laguna y al que tienes que llegar remando en una balsa de náufrago; la del Castillo Medieval que está lleno de laberintos y pasadizos “secretos”; la de la Casa del Árbol a la que se accede por todo tipo de puentes colgantes y toboganes y las zonas de agua que hay para todas las edades y todos los gustos. Aunque la verdad es que todo el parque es una delicia y en todas las zonas hay algo divertido que hacer; de hecho, Alma se tiró un buen rato “ordeñando” vacas y limpiando ponys y unicornios. Es imposible aburrirse.

Horarios y precios

Es importante que miréis bien los horarios a la hora de planificar vuestra visita, ya que, dependiendo de la época del año, los horarios cambian y los accesos a las distintas zonas también.

– Temporada alta (de mayo a principios de septiembre): están abiertas todas las zonas del complejo de 9h a 19h. La entrada cuesta 11,90 €

– Temporada baja (de septiembre a principios de noviembre): están abiertas todas las zonas del complejo de 9h a 18h. La entrada cuesta 9,90 €

– Temporada súper-baja “snoozing time” (noviembre): sólo se puede acceder a la zona de escalada y a la tienda, el resto del complejo está cerrado. El horario durante este mes es de 10h a 18h. La entrada cuesta 1,50 €

– Temporada de invierno (diciembre, enero y febrero): sólo se puede acceder a la zona de escalada, a la tienda y al edificio HOB en el que se puede jugar con enormes playsets de Playmobil y en el que hay cafetería. El resto del complejo está cerrado. El horario durante esta temporada es de 10h a 18h. La entrada cuesta 6,90 €.

– En marzo y abril el parque permanece cerrado.

Información útil

– Compra de entradas: Las entradas pueden adquirirse on-line a través de la web del parque o en taquillas. Nosotros las compramos directamente en taquilla y, a pesar de ser un día de mucho sol en el que hubo mucha afluencia de público, no tardamos nada en comprarlas y entrar.

– Parking: Si vais en coche, el parque dispone de parking por 5€/día (3€/día en temporada de invierno y 1€/día o gratis por compras superiores a 20 € en la Fun Park Shop sólo durante “snoozing time”).

– Control de seguridad: Antes de acceder al parque hay que pasar por un control de seguridad en el que revisan las mochilas. Básicamente te preguntan si llevas cuchillos.

– Mapa del parque: En las mismas taquillas, cuando adquieres tu entrada, te dan un mapa de bolsillo (sólo en alemán) y una etiqueta de tela para enganchar en la ropa de los peques en la que puedes anotar su nombre y un teléfono para contactarte en caso de que se extravíen. Nos pareció un detalle curioso y práctico.

– Calificación por edades: Si tenéis niños muy pequeños sería interesante que, antes de visitar el parque, le echarais un vistazo al mapa interactivo en el que se pueden clasificar las diferentes atracciones por edades.

– Comida: Está permitido entrar comida y bebida al parque. De hecho, hay zonas habilitadas para picnic.

– Temporada baja: En la temporada de invierno el parque cierra gran parte de sus zonas. De hecho, sólo pueden disfrutarse la zona del climbing y el edificio HOB Center donde se encuentran el restaurante y la cafetería, y dónde se puede jugar en reproducciones de los playsets más famosos de Playmobil con miles de figuras de distintas gamas.

– Restaurantes y Snack Bar: Hay distintos restaurantes y snack bar en todo el parque en los que se puede optar por comer de menú o comida rápida. Nosotros comimos en el PUB, un self-service, donde con el menú infantil te dan un sobre sorpresa con una figura de Playmobil. En el resto de puntos de restauración te dan la opción de pagar 1,20 € más para añadir un sobre sorpresa a tu pedido.

Tanto en los restaurantes como en las cafeterías te cobran 2 € de fianza por cada pieza de vajilla (vasos, platos y cubiertos) lo que significa que puedes llevarte lo que te guste. Te dan una moneda Playmobil por cada pieza por valor de 2 € que te canjean de nuevo cuando devuelves las bandejas en la caja habilitada para ello. Nosotros nos quedamos el vaso del menú infantil porque nos pareció un souvenir chulísimo y no nos lo cobraron, todavía no hemos conseguido saber por qué.

– Precios: Para tratarse de un parque temático y para estar en Alemania, no nos pareció especialmente caro. De hecho, nos pareció bastante más barato que consumir en algunos de los grandes parques temáticos españoles.

Los Playmobil en la FunPark Shop son, en general, más baratos que aquí o que en tiendas externas al parque. Además, hay muchas ofertas muy interesantes en grandes playsets pero para los que estamos de viaje nos suponen un problema de espacio importante en la maleta. Quizá lo más interesante sea que hay una zona de la tienda donde poder comprar despieces, piezas y figuras sueltas y/o raras.

– Zonas de agua: En distintos puntos del parque podemos encontrar tanto zonas en las que jugar con agua como zonas en las que ponerse directamente a remojo. Si váis en verano, os recomendamos llevar a los niños con sandalias cerradas que puedan mojarse (no nos parece muy seguro que vayan descalzos) y llevad ropa de recambio, por si acaso.

Resumiendo, como os mostramos en nuestro vídeo dedicado a Playmobil FunPark, nos pareció un parque muy chulo y diferente que se puede disfrutar perfectamente en un día. Por lo que, si estáis cerca, no podéis dejar escapar la oportunidad. Nosotros no esperábamos gran cosa y lo disfrutamos muchísimo. Y, por supuesto, como la salida es a través de la tienda, nos fuimos con las manos llenas.

14 comments
  1. Que pasada me encantaría ir alguna vez, aunque imagino que quedaría un poco raro ir sin niños jajjaja. Es ina pena que no tuvieseis tiempo oara ir a los areneros porque seguro que era divertidísimo, pero en los viajes ya se sabe, hay que elegir En cuanto a lo de beber agua en el extranjero es curioso ver su precio tan elevado y no lo entendemos bien. Es más barato beber cerveza que agua… Una pena lo de las abejas porque seguro que se estaba más a gusto en el jardín, a mi me ponen nervisosísima. Buena guía del parque chicos!

    1. ¡Hola Carmen! Seguramente, aunque no hubiésemos tenido a la peque hubiéramos ido igual. Somos muy fans de ir a parques temáticos y de atracciones. El tema del agua es algo bastante curioso, y es probable que tenga su explicación. Lo de las abejas es una pasada, pero estuvimos averiguando y es algo totalmente normal de la zona. Y allí están más que acostumbrados. Saludos 🙂

  2. Que interesante! No teníamos ni idea de la existencia de este parque
    Que bien plan para ir con niños a este parque temantico
    Alguna que yo sé lo hubiera pasado fatal con las abejas1

  3. Hola familia, wow
    Qué bien lo pasasteis en el parque de Playmobil. No tenemos niños, pero yo creo que nos ha gustado hasta para ir nosotros y disfrutad de lo lindo. Os salió un día estupendo por lo que veo y eso hace que se disfrute aún más. Estuvimos cerquita hace un par de años, pero ni idea de su existencia, así que gracias por el descubrimiento. Ya no se nos escapa.
    Un abrazo

    1. ¡Hola M Cruz! Nosotros teníamos muy planifica esta visita y la de Legoland, así que no sabría decirte si fuimos a la zona para visitar los parques o si visitamos los parques por ir a conocer esta zona jeje ¡Saludos! 🙂

  4. Pues la verdad es que nos encantan los parques temáticos y éramos super fans de Playmobil de pequeños. No me importaría poder visitarlo. Lástima que cuando visitamos bandera no tuvimos tiempo, tendremos que buscar otra ocasión.

  5. No soy muy fan de Playmobil, aunque tengo una hija que sí. De todas formas si estuviera por la zona, lo visitaría. Me gusta el decorado, hay atracciones, parece divertido para pasar un día en familia y descansar de visitas más culturales que a veces a los peques se les hace pesado.
    Aunque con mucho cuidado de las avispas.
    Un abrazo

    1. ¡Hola Mª José! Pues si a la peque le gusta seria una visita ideal y disfrutaría mucho. Y como bien comentas, es una opción para pasar un día diferente y descansar de visitar más culturales. ¡Saludos! 🙂

  6. Si llevas hay Aleix y Maka se vuelven locos!!! No lo conocíamos y menuda pasada. Por culpa de este articulo ahora nos tocara apuntar en la lista de sitios que visitar. Familia un articulo genial muy muy completo.
    Un abrazo y gracias por la info.

    1. ¡Hola Nunes! Nos alegramos mucho que os sirva, intentamos exponer todas las dudas que pueden surgir antes de visitar el parque. Esperamos que disfrutéis mucho de vuestro paso por Playmobil FunPark. Saludos 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like