Viajar en familia: ¿Hotel o Apartamento?

Hace unas semanas, a la vuelta de nuestro fin de semana en Barcelona en que nos alojamos en los Apartamentos de The Urban Suites, hicimos una pequeña encuesta en nuestro Instagram Stories donde os preguntábamos: ¿Eres más de Hotel o de Apartamento?

Para nuestra sorpresa, el resultado fue más parejo de lo que esperábamos. Hotel 56% – Apartamento 44%. Posiblemente fuimos poco específicos, ya que nuestro interés real iba enfocado a viajar en familia.

Nosotros aún no lo tenemos muy claro. Hemos dormido en hostales, pensiones, casas rurales, riads, haimas, hoteles y apartamentos y aún no somos capaces de decidirnos por un favorito.

A la hora de buscar alojamiento solemos tener dos cosas claras: ubicación y baño privado. El resto es secundario, aunque siempre es un punto a favor que cuente con Wi-Fi en la habitación.

Está claro que, hoy por hoy, todas las decisiones a la hora de organizar nuestros viajes (cantidad de días, vuelos, transportes, actividades o alojamientos) las tomamos teniendo en cuenta las peculiaridades de viajar en familia.

Por eso, últimamente a la hora de reservar alojamiento surge la duda: ¿hotel o apartamento?

Vamos a comentar algunas ventajas de ambas opciones que nos hemos encontrado a lo largo de estos años viajando en familia.

Ventajas de los hoteles

Atención 24 hs: en casi todos los hoteles cuentan con recepción las 24 horas, cosa que nos resulta muy útil en el caso de que nuestros vuelos estén programados para horas intempestivas. Además, tienes la tranquilidad de saber que están disponibles para cualquier incidencia a cualquier hora del día y que siempre pueden ayudarte con algo de información turística y/o logística.

Orden: volver al hotel después de un día de caminata y encontrar la habitación ordenada siempre es muy cómodo aunque, casi siempre, solemos colgar el cartel de no molestar durante nuestra estancia en los hoteles porque consideramos que no hay nada que limpiar.

Desayuno: siempre intentamos buscar hoteles con desayuno incluido aunque últimamente le estamos dando menos importancia. Creemos que es un gran punto a favor el comenzar el día con energía. Tener el desayuno incluido te ayudar a no perder tiempo buscando un lugar para desayunar, te vistes, desayunas y ¡listo! A descubrir la ciudad.

Ventajas de los apartamentos

Libertad: quizás este sea el punto por el que el apartamento le gana al hotel. Viajando con peques la alimentación, a veces, puede resultar un problema. En nuestro caso lo es. Y poder disponer de una cocina equipada siempre es un punto a favor que puede llegar a solucionarte los desayunos y las cenas.

Espacio: por muy pequeño que sea un apartamento, todos suelen contar con distintos ambientes. Y, por supuesto, cuantos más seáis más espacio tendréis a repartir y es más sencillo para los peques que hagan suyo el espacio y se sientan como en casa.

Precio: este es un punto bastante subjetivo. Nosotros somos tres por lo que con una habitación doble nos apañamos. Por esa razón, en nuestro caso, no suele variar mucho el precio de un hotel a un apartamento.

Pero si tenéis más de un hijo la cosa empieza a complicarse y una de dos: buscas una habitación de hotel enorme que suele costar un riñón o tienes que contratar más de una habitación cosa que tampoco es muy económica. Así que en estos casos, el apartamento no tiene rival. Y no sólo a la hora de contratar el alojamiento, sino que el hecho de que tengas la posibilidad de cocinar en el apartamento te ahorra mucho dinero en comidas, cosa que a la hora de hacer el balance final se nota y mucho.

Tranquilidad: a diferencia de los hoteles, los apartamentos no suelen estar masificados y no se suelen tener muchos vecinos por lo que hay menos probabilidad de tener que soportar ruidos, portazos y gente incívica gritando y haciendo jarana por los pasillos. Para finalizar sólo podemos decir que seguimos sin tener un claro favorito para alojarnos en familia. Depende mucho del destino, de los días que vayamos a estar en el alojamiento y depende mucho de la ciudad y de los precios. Así que, para intentar decidirnos entre una opción u otra necesitamos vuestra colaboración: ¿qué preferís, hotel o apartamento? ¿Conocéis algún otro tipo de alojamiento?

Para finalizar sólo podemos decir que seguimos sin tener un claro favorito para alojarnos en familia. Depende mucho del destino, de los días que vayamos a estar en el alojamiento y depende mucho de la ciudad y de los precios. Así que, para intentar decidirnos entre una opción u otra necesitamos vuestra colaboración: ¿qué preferís, hotel o apartamento? ¿Conocéis algún otro tipo de alojamiento?

8 comments
  1. Sin duda me quedó con los apartamentos por todos los motivos que dais en vuestro artículo especialmente por la libertad y el espacio. Espero que cumpláis dentro de poco ese sueño de pasar la Navidad en Nueva York ya sea en hotel o apartamento 😉

  2. Buenasssss! Para mi el tipo de alojamiento depende del país. Los hemos probado todos (hostel, hotel, apartamentos, casa rural, cabaña, etc.) y de todos los niveles de presupuesto, y el único requisito que poníamos cuando dimos la vuelta al mundo es que tuviéramos wifi, lo demás pasaba a un segundo plano (tristemente fue así, pero fue la manera de poner al día nuestro blog). Me imagino que cuando tengamos niños la cosa cambiará. Gracias por toda la información!

    1. ¡Hola Maria Jose! Antes que nada, que suerte haber podido dar la vuelta al mundo. Y lo del Wifi lo entendemos, es indispensable para poder actualizar ya sea blog, como redes. Con la peque a nosotros lo único que nos cambio en buscar alojamiento con baño privado, el resto no modifico nada. ¡Saludos! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like