Qué ver en el barrio de Triana

Si pensamos en un barrio característico y popular de Sevilla, seguramente, el primero que se nos venga a la cabeza sea el barrio de Triana. Esa fue nuestra primera parada cuando llegamos a la capital andaluza y el principio de un romance fugaz con esta hermosa ciudad. Por eso, hoy os queremos contar qué ver en el barrio de Triana.

Un poco de historia

De orígenes romanos, se cree que Triana debe su nombre a la colonia romana fundada por el emperador Trajano.

Durante el siglo XII y bajo el mandato del califa Abu Yacub Yusuf, gobernador de Sevilla, se construyó el puente de Barcas. Puente de madera que, durante 700 años, fue el único que unió las dos orillas. Posteriormente, fue sustituido por el actual Puente de Isabel II o popularmente conocido como Puente de Triana.

Triana se encuentra junto al río Guadalquivir y su condición fluvial marcó desde muy temprano su tradición marinera. Este hecho también generó graves inundaciones a lo largo de su historia debido a las crecidas generadas por este caudaloso río.

Triana es cuna de toreros, flamencas y cantaores y así lo deja saber a medida que vas recorriendo sus calles.

Puente de Triana

Seguramente sea el gran símbolo del barrio y, aunque su nombre oficial es Puente de Isabel II, es conocido popularmente como Puente de Triana.

Recorrerlo de punta a punta y poder disfrutar de las vistas de la Catedral, la Maestranza y la Torre del Oro, hacen del momento una postal en movimiento.

Puente de Triana

Como curiosidad, este es el puente de hierro más antiguo conservado en España. Fue construido en 1852 bajo el reinado de Isabel II.

Capilla del Carmen

Yendo en dirección a Triana y sin haber concluido el recorrido por el Puente de Triana, nos encontramos con la Capilla del Carmen.

Capilla del Carmen

Esta pequeña capilla de estilo mudéjar es obra del arquitecto Aníbal González y fue construida entre 1924 y 1928. Está dedicada a la Virgen del Carmen, protectora de los marineros.

Mercado de Triana

Ubicado en la Plaza Altozano y justo en frente de la Capilla del Carmen se encuentra el Mercado de Triana. Este mercado fue construido en 1823 aunque, con el paso del tiempo, ha ido sufriendo una profunda reconstrucción. Sus instalaciones actuales abrieron en el año 2001.

Mercado de Triana

Este mercado ofrece variedad para todos los gustos: puestos de alimentación, cerámicas, flores y un sinfín de productos que se mezclan con una extensa propuesta culinaria para el disfrute de locales y turistas.

Callejón de la Inquisición

Se trata de un estrecho pasaje de apenas 35 metros de largo que comunica el Paseo de Nuestra Señora de la O, junto al Río Guadalquivir, con la calle Castilla.

Callejón de la Inquisición

Se encuentra junto al Castillo de San Jorge, conocido en su día por ser cárcel de herejes y Tribunal de la Inquisición.

Por este callejón eran conducidos los presos que iban a ser juzgados o bien los condenados que se dirigían tanto a prisión como a la hoguera.

Calle San Jacinto

Es la arteria principal, la calle más transcurrida y comercial de Triana. Esta calle, en su gran parte peatonal, nace en la Plaza Altozano y concluye en la Plaza de San Martín de Porres.

Calle San Jacinto

Además de pasear, tapear, hacer alguna compra o simplemente sentarte a tomar algo, también se puede visitar la iglesia de San Jacinto o descubrir el interior de la Capilla de la Estrella.

Calle Betis

Y, si hablamos de calles con solera, no nos podemos olvidar de la Calle Betis. Porque hablar de la Calle Betis es hablar de Triana.

Es, sin duda, la calle más popular y la más fotografiada del barrio. Fachadas llenas de color y recorrido paralelo junto al Guadalquivir, conecta los puentes de Isabel II y el de San Telmo.

Al caer el sol, se convierte en una de las calles más animadas de la ciudad, ideal para sentarse a tomar algo y contemplar la otra orilla del río: un pintoresco skyline de la capital hispalense.

Calle Betis

Un pequeño dato: el nombre de esta calle hace referencia al Río Guadalquivir que en la época romana recibía el nombre de Betis.

Triana tiene mucho más para ver. Estos son unos simples apuntes para que no te pierdas lo más esencial y, si tienes la posibilidad y tu tiempo te lo permite, visita este barrio de día pero también de noche.

Para ir abriendo boca no os perdáis el vídeo de nuestro paso por este emblemático barrio sevillano.

8 comments
  1. Me encanta Sevilla y él barrio de Triana Sin duda es un gran imprescindible, es como un pueblo dentro de Sevilla. Muy bien explicado y con rincones muy chulos para descubrir. Ganas de volver a tapear por su famosa calle del Betis y ver caer el sol sobre este barrio es un TOP. Gracias por esta buenísima información, saludos

  2. Que gran post sobre El Barrio de Triana en Sevilla. Sin duda ir de tapeo por El Barrio y ver la catedral es una de mis cosas favoritas que hacer en Sevilla.
    Queremos ir con más tiempo ya que solo fuimos un fin de semana y Sevilla tiene mucho que ofrecer.
    Enhorabuena por el post y por el blog.

    1. ¡Hola Alba!

      Nosotros también lo tenemos apuntado en nuestra lista de “lugares a los que queremos volver”. Personalmente, me quedé con las ganas de visitar las ruinas de Itálica; así que no se me ocurre mejor excusa para volver a alojarme en Sevilla que es una ciudad que nos enamoró.

      Gracias y un saludo 🙂

  3. Hola chicos,
    Nosotros no hemos estado en Sevilla, pero la tenemos muy alta en la lista ya que tenemos amigos de allí que nos han hablado maravillas de la ciudad. No sabía que tuviera un barrio tan famoso, pero es un genial apunte para tener en cuenta a la hora de buscar hotel, en los viajes siempre nos gusta estar en el centro de la acción jejeje.
    Un saludo!

    1. ¡Hola Pablo!

      De Triana a Suecia, seguro que son cambios radicales. Que suerte haber podido vivir un tiempo allí y cruzar cada día ese maravilloso puente. Ya queda menos, esperamos que pronto puedas volver.

      Un saludo 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like