Bruselas y la ruta de los meones

Cuando nos preguntamos, ¿qué hay para ver en Bruselas?, automáticamente se nos vienen a la cabeza la Grand Place, el Atomium y, por supuesto, el famosísimo Manneken Pis.

Pero la capital de Europa tiene mucho más para ofrecer. El Parlamento Europeo, la Catedral de San Miguel y Santa Gúdula o Mini-Europe son algunas de las visitas que seguramente incluirás en tu itinerario.

La ruta de los meones

Hoy te vamos a proponer la ruta de los meones, un recorrido por tres estatuas de pequeñas dimensiones que representan cada una a un personaje distinto: un niño, una niña y un perrete que carecen de toda vergüenza y que alivian su vejiga a la vista de todo aquel que ose mirarlos.

Además, si vais con niños, podéis montar una especie de gincana o una lista atractiva para ir tachando cada una de las estatuas encontradas y así hacerles sentir más participes en la búsqueda.

Manneken Pis

Sin duda la más famosa de las tres estatuas y de visita obligada. Es casi misión imposible verla sin gente delante; si quieres una foto en condiciones te tocará hacerte un hueco entre hordas de turistas en modo selfie.

Se trata de una estatua de bronce de poco más de 65 centímetros y que, por si no lo sabías, es una réplica de la original, ya que ha sufrido varios “atentados”. En los años 60 unos vándalos no tuvieron mejor idea que robarla y romperle las piernas.

A día de hoy, la estatua original se encuentra en el Musée de la ville de Bruselas junto con los más de 800 trajes que se utilizan para vestirla y/o caracterizarla. Y es que dependiendo de la época del año, la festividad o la efeméride señalada puedes tener la suerte de encontrarte al pequeño meón vestido con alguno de sus múltiples trajes.

Jeanneke Pis

Está considerada como la hermana menor del Manneken Pis. Esta versión femenina es mucho más actual y, aunque es cierto que esta visita es bastante menos concurrida, también tiene su público.

Fue inaugurada en 1987 y rápidamente comenzó a forjarse su propia leyenda. Jeanneke Pis es más alta que Manneken Pis pero al estar en cuclillas su tamaño es menor, midiendo 50 centímetros. A diferencia de su hermano mayor, está tallada en piedra caliza.

Está ubicada en el Callejón de la Fidelidad (Impasse de la Fidélité) justo al lado del famoso Delirium Café, parada obligada para los cerveceros ya que está considerada la cervecería con mayor variedad de cervezas del mundo, más de 3.000.

Zinneke Pis

Llamado Het Zinneke, aunque popularmente conocido como Zinneke Pis, es la más moderna de las tres estatuas y la menos conocida. Fue colocada en 1998, aunque en el año 2015 sufrió un atropello y tuvo que ser restaurada igual que le ocurriera en su día a la estatua de Cumil en Bratislava.

Se trata de una estatua de un perro mestizo que, a diferencia de los niños meones, no hace la función de fuente. Es puramente decorativa.

La estatua de Zinneke Pis está ubicada cerca del mercado de Saint Géry en el cruce de Rue des Chartreux y Rue du Vieux Marché aux Grains. Nosotros, lamentablemente, no tuvimos tiempo para poder visitarla.

Pero estas no son las únicas estatuas curiosas de Bruselas, podrás encontrar otras repartidas por la ciudad. Como, por ejemplo, Madame Chapeau, una anciana que sujetando su bolso realiza la acción de contar monedas en sus manos. Esta estatua se realizó como campaña de lucha contra los carteristas y está localizada en la esquina de Rue Midi y Rue des Moneaux.

¿Conocéis alguna estatua más situada en la capital de Europa? ¿Nos contáis su historia?

Podéis ver un poco más sobre la ubicación de estas curiosas figuras en nuestro primer vídeo sobre Bruselas.

5 comments
  1. Hice esa ruta con mis hijos hace unos años. Es una buena forma de visitar Bruselas con niños, es como un juego para ellos y así van andando sin darse cuenta.
    También hicimos la ruta de los murales de comics, ¡que son una chulada!
    Saludos.

  2. Vaya, mira que he estado dos veces en Bruselas y por supuesto fui a ver la estatua del manneken y la yanneken pero lo del perrito no lo sabía ja ja ja qué graciosos son estos belgas 🙂 para la próxima no me lo pierdo. Un saludo

  3. No conocía la del perrito! Es sorprendente el icono en que se han convertido esas pequeñas estatuas.
    En Oviedo hay toda una ruta, la ciudad está llena. Mi ciudad, Castellón, también tiene unas cuantas. El sereno, la chica que va a comprar, el abuelo que lee un cuento a su nieta sentados en un banco (mi preferida)…
    Nos encanta descubrirlas y hacernos fotos.
    Lo que es una pena es el vandalismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like