El Coronavirus pospone nuestro viaje a Disneyland París

Cuando cerramos 2019 nos alegramos de darle carpetazo porque no fue un año especialmente bueno y pusimos la mirada en 2020 que prometía ser el año redentor. Como pitonisos no nos ganaríamos la vida, desde luego, porque el maldito coronavirus ha pospuesto nuestro viaje a Disneyland París y ha trastocado todos nuestros planes.

Lo que empezó siendo un año fantástico lleno de planes ilusionantes ha resultado ser algo más parecido a una pesadilla que a un sueño. Aunque, a decir verdad, nosotros lo estamos llevando muy bien y nos hemos dado cuenta de la necesidad de parar que teníamos.

Pero que no lo estemos pasando mal, que nos hayamos amoldado a los tempos que la situación exige y que no estemos sufriendo carencias, no significa que no hayamos tenido que renunciar a cosas que nos importaban aunque fueran prescindibles.

Planes que no salen

Lo primero que tuvimos que aceptar que debíamos dar por perdido es el concierto de Paul McCartney que iba a tener lugar el 17 de junio en Barcelona. Iba a ser (para los tres) nuestra segunda vez en un concierto de Paul y para cualquier persona que ame la música será sencillo entender lo que un evento así supone. La primera vez ya lo vivimos como algo que seguramente podríamos hacer sólo una vez en la vida –no nos engañemos, Paul ya no es un chaval–, así que os podéis imaginar la ilusión que teníamos por poder repetir.

Pero, nada, concierto (y gira) cancelado, dinero recuperado y a encender velas a Euterpe para que Paul nos dure muchos más años y podamos volver a verle en directo.

Lo segundo a lo que tuvimos que hacernos a la idea era que lo más lejos que íbamos a viajar esta Semana Santa era al parking a comprobar que la batería del coche no se había fundido por la inactividad. Toda una aventura.

Pero, sin duda, lo que más nos costó de aceptar fue que nuestra primera vez en familia en Disneyland París, que íbamos a disfrutar en agosto/septiembre y que teníamos pagada en su totalidad desde enero, iba a tener que ser pospuesta, si no cancelada.

Posponemos nuestro viaje a Disneyland París

Como sabemos que hay mucha gente que está en nuestra misma situación, queremos contaros cuál ha sido nuestra experiencia a la hora de posponer nuestro viaje especial.

Nosotros contratamos nuestra estancia directamente con Disneyland Paris, a través de su página web, y, por tanto, hemos hecho todas las gestiones a través de los distintos canales de atención al cliente que ofrece el parque. Por suerte, todavía teníamos pendientes de contratar los vuelos a París por lo que es una preocupación menos que hemos tenido. Así que nuestra experiencia se basa en la modificación de la reserva sin los transportes.

Modificar fechas Disneyland París

En primer lugar, en enero, contratamos y pagamos nuestra estancia que tenía que ser del 31 de agosto al 04 de septiembre de 2020. Desde que la totalidad de los parques Disney del mundo tuvo que cerrar sus puertas por la pandemia, hemos estado atentos a cualquier información y/o previsión de vuelta a la normalidad del parque.

Ya desde el primer día en que Disneyland París cerró sus puertas al público se ofreció a los clientes que no iban a poder disfrutar de su estancia y a los que no habían podido terminar de disfrutar del parque los días que tenían contratados, la compensación económica correspondiente.

Una vez pasada la primera ola de pánico en que los teléfonos de atención telefónica se vieron completamente desbordados y era más difícil hablar con Disneyland que encontrar mascarillas en las farmacias, el parque fue actualizando su política de cambios y devoluciones a medida que la situación provocada por la Covid iba evolucionando.

Una de las primeras medidas que tomaron fue la de comunicar a los clientes que hubieran obtenido un pase de temporada (de cualquier categoría) que la caducidad de sus pases se alargaría tantos días como el parque permaneciera cerrado. Que, oye, a nosotros no nos afecta pero sabemos que hay mucha gente que contrata el pase de temporada y no es precisamente barato.

Pero, volviendo al caso que nos ocupa, nos fuimos manteniendo al día de las decisiones que tomaba el parque en cuanto a las cancelaciones/modificaciones/devoluciones de futuras estancias.

Primero ofrecían la devolución del importe pagado y nos podemos imaginar la avalancha económica que debió suponer para el parque porque, poco tiempo después, empezaron a ofrecer un cupón por el importe pagado de 18 meses de validez. Entendemos que esta medida se tomó para evitar las cancelaciones y, por lo tanto, las devoluciones económicas masivas.

Es decir, empezaron a ofrecer la opción de recuperar el dinero o recibir un cupón por el mismo importe a canjear en 18 meses. Hay que decir que si el cupón no se utiliza en 18 meses se puede solicitar la devolución del importe.

Cada medida que ha ido tomando el parque ha ido ligada a una fecha concreta de reserva (por ejemplo: reservas para llegadas hasta el 15 de abril, reservas para llegadas antes del 14 de julio, etcétera) y recomiendan esperar a que se acerque la fecha para decidir qué hacer. Pero, en vistas de que la situación se iba complicando y que la vuelta a la normalidad no iba a llegar pronto, han ido ofreciendo soluciones para todos sus clientes independientemente de su fecha de llegada al parque.

En estos momentos, los ajustes temporales a las políticas de reserva y cancelación indican que reservas como la nuestra con fecha de llegada después del 15 de julio están confirmadas (es decir, que no tienen previsión de tener que ser canceladas por el parque) pero que, debido a la situación actual y la incertidumbre generalizada, entienden que los clientes quieran modificar o cancelar sus reservas. Por esa razón, aunque la reserva siga confirmada dan la opción de modificar o cancelar sin gastos (siempre refiriéndose solo a los gastos del parque o parque y hotel, el transporte no se incluye).

Así pues, aunque nuestra estancia en el parque seguía estando confirmada, nosotros decidimos (con toda la pena de nuestro corazón) modificarla para las mismas fechas del año que viene.

Aunque faltaban unos cuantos meses para nuestro viaje, decidimos no esperar más porque, en el caso de que Francia permita al parque reabrir sus puertas, es posible que Disneyland París cambie su política excepcional de cancelaciones/modificaciones. Es decir, podría ser que si en agosto el parque estuviera abierto, tuvieras la opción de modificar tus fechas pero hubiera algún tipo de “penalización” económica porque, al fin y al cabo, el parque ya estaría abierto.

Por eso, preferimos no arriesgarnos y modificar ya las fechas. Así también dejamos de darle vueltas al tema que aunque no sea algo de vida o muerte, no nos engañemos, es una pasta que hemos invertido y queremos que todo salga perfecto.

¿Por qué decidimos posponer nuestra reserva?

Aunque es muy probable que para finales de agosto el parque ya esté abierto, es también muy probable que sea difícil disfrutar del parque debido a restricciones y medidas excepcionales.

Distancias en las colas, atracciones cerradas por imposibilidad de mantener distancias de seguridad, fotos con personajes canceladas o “frías”, restricciones en algunos restaurantes, cancelación de Illumination, cancelación de parades… Quizá en agosto la situación no sea tan dramática pero lo que sí sabemos es que estas son algunas de las medidas que se han implementado ya en Shanghai Disneyland que reabrió sus puertas el pasado 11 de mayo. Y, aunque estas medidas irán evolucionando por fases como una especie de desescalada adaptada a los parques, es más que probable que la magia Disney se haga esperar todavía un tiempo.

Por esa razón y porque es nuestra primera vez en familia, decidimos modificar las fechas para el año que viene porque, cuando vayamos, queremos disfrutar del parque sin preocupaciones. No nos apetece nada tener que estar pendientes de distancias de seguridad, mascarillas y con las manos todo el día a remojo en alcohol. Si hemos esperado siete años, podemos esperar ocho y, si la situación no ha vuelto a la normalidad en agosto de 2021, volveremos a modificar y esperaremos nueve.

Con esto no queremos decir que todo el mundo tenga que cancelar o modificar sus reservas. Estamos seguros de que el parque merece la pena en cualquier momento y cada uno sabe si prefiere esperar o prefiere vivirlo como sea. Oye, que la foto frente al castillo de la Bella Durmiente con la mascarilla y las orejas tiene que ser un recuerdo de la pandemia alucinante.

Viajar a Disneyland París

También es cierto que no es lo mismo la experiencia para alguien que va por primera vez como para alguien que va cada año o cada cierto tiempo y para quien la experiencia puede resultar incluso fascinante. Es como si (salvando las distancias) a mí me preguntas si iré a PortAventura cuando abran. Pues, hombre, tengo el pase y si tengo que ir solo a pasear y comerme un gofre mirando al lago de la Mediterránea pues voy, pero si tuviera que pagar una entrada o fuera mi primera vez, tengo claro que no iría.

¿Cómo hemos modificado nuestra reserva?

Una vez tomada la decisión –que no creáis que fue fácil–, vamos a lo que interesa: cómo hicimos para modificar la reserva.

Lo que aconsejan en la web de Disneyland París es que llames al teléfono que se indica en el correo electrónico de confirmación de tu reserva (902312111) pero habíamos leído en varios foros que mucha gente estaba contactando con el servicio de atención al cliente del parque a través de Messenger en su cuenta de Facebook y a través de su cuenta de Twitter.

Así que probamos a través de Facebook y nos respondieron en el mismo día. Solo tuvimos que indicar nuestro número de reserva, a qué nombre estaba hecha, las fechas que teníamos contratadas y las nuevas fechas que queríamos. Y nada más. En 24h teníamos la reserva modificada y una preocupación menos.

Eso sí, habíamos contratado un extra que en estos momentos no se podía añadir a la nueva reserva. Lo que hicieron fue dejarnos el importe equivalente a este extra a favor en nuestra cuenta y nos indicaron que, a partir de septiembre, contactáramos de nuevo con ellos para volver a añadir el extra.

La verdad es que la sensación que nos ha transmitido Disneyland París es inmejorable. Todas y cada una de las medidas que han ido adoptando hasta el momento han sido beneficiosas para sus clientes y no han hecho más que intentar dar facilidades. Esperamos que otros grandes parques que nos quedan muy cerca hayan estado a la altura con sus clientes y que hayan sido, por lo menos, la mitad de profesionales que están siendo en Disneyland París.

Si estáis en ese momento de duda que es bastante paralizador, esperamos que con nuestra experiencia hayáis podido decantar la balanza y tomar una decisión; tanto si habéis decidido ir, como si habéis decidido esperar.

En nuestro caso, la magia, las tropecientas camisetas, las chorrocientas orejitas y otro mogollón de complementos que compramos para lucir en el parque y sacar las mejores fotos tendrán que esperar. Pero así lo pillaremos con más ganas si cabe. ¿Cuántos en nuestra situación? ¡Que levanten la mano!

6 comments
  1. Es una faena todo lo que está ocurriendo debido al coronavirus. Conozco a varias personas que este año también iban a Disneyland y lo han tenido que posponer.
    Nosotros tuvimos que cancelar Austria y me temo que el viaje de verano a dolomitas también lo cancelaremos.
    Un saludo

    1. ¡Hola Alba!

      Con la que está cayendo a veces nos sentimos mal por preocuparnos por estas cosas que, al fin y al cabo, son prescindibles. Pero no podemos olvidar que, para muchos, viajar es una forma de entender la vida y es parte importante de nuestro aprendizaje y crecimiento como personas. Así que sí, te entendemos, el golpe es duro.
      De todas formas, aunque el mundo esté patas arriba no se va a terminar (todavía :P) y más temprano o más tarde podremos retomar planes truncados.

      Un abrazo 🙂

  2. sin duda toda esta situación del coronavirus es muy dinámica, es una pena que pospusieron su viaje pero es lo mejor en estos momentos, espero que el año que viene lo puedan disfrutar al 100% y sin restricciones. Disneyland París es una chulada pude ir en Navidad!! =)

    1. ¡Hola Leidy!

      Sí, es verdad, la situación cambia casi a diario e incluso podría ser que, a este paso, en septiembre Disneyland París pueda disfrutarse sin muchos problemas. Pero la verdad es que no nos arrepentimos de haber cambiado nuestro viaje para el año que viene, preferimos ir sin preocupaciones de ningún tipo 🙂

      Un abrazo 🙂

  3. Toda esta situación que estamos viviendo es extraordinaria y nos ha hecho cancelar planes a muchos viajeros. Yo siempre soy de tomarme las cosas de manera positiva y siempre pienso que el mundo nos está esperando y que los lugares no van a moverse, así que ya los disfrutaremos cuando se pueda. Nuestro planeta tierra necesitaba respirar y desconectar de tanto humano irresponsable, así que bueno, esperamos que pronto podamos volver a viajar y disfrutar de lugares tan increíbles como Disneyland. Yo estuve de pequeña y tengo recuerdos maravillosos con mi familia.

    1. ¡Hola Alba!

      Totalmente de acuerdo y, además, añadiría que los humanos también necesitábamos parar. De hecho, es uno de los comentarios que más me han hecho “necesitaba parar”. Así que, no hay mal que por bien no venga. Ahora solo falta esperar que nos haya servido para algo.

      Un abrazo 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You May Also Like