África Blog Marruecos Ouarzazate

Visita a la Kasbah Ait Ben Haddou

Laura
Escrito por Laura

En nuestra escapada al desierto y a medio camino entre Marrakech y Zagora hicimos un alto en Ouarzazate para visitar la Kasbah vieja (Ait Ben Haddou) y para comer.

A pesar de que llegué encontrándome horriblemente mareada (camino de montaña y chófer con prisa y sin miedo a despeñarse por un barranco) y que me dejé en la furgoneta las gafas de sol y el sombrero en un lugar a más de 40 grados y sin una sombra en kilómetros a la redonda, ésta es una visita que merece la pena.

La Kasbah es una fortificación medieval de origen bereber hecha de adobe y paja, repleta de torres almenadas y calles empinadas. El material con el que está construida consigue que las casas se mantengan siempre a unos 20/25 grados, independientemente de la temperatura exterior. Es una visita interesante a una forma de vida medieval en pleno siglo XXI en la que se entremezclan la artesanía más tradicional y los burros de transporte con móviles de última generación.

Da un poco de apuro el hecho de que te hagan entrar, literalmente, en casa de la gente para que veas cómo viven en la Kasbah. Nos explicaron que esta gente cobra por dejar que los turistas atraviesen su propiedad pero no por ello deja de ser algo un poco desconcertante.

La Kasbah nueva de Ait Ben Haddou ha sido escenario de numerosas filmaciones, entre las que destacan: Lawrence de Arabia, Gladiator, La Momia o Juego de Tronos (Yunkai). Es imponente y realmente parece sacada de una película.

Al final de la visita, “te llevan” a visitar un par de tiendas. Primero entramos en una especie de sala en la que había expuestas unas curiosas pinturas; éstas pinturas están hechas con té que al pasar sobre una fuente de calor adopta distintas tonalidades. Por último nos llevaron a una tienda de telas donde aprovechamos para comprarnos los pañuelos que usaríamos como turbantes en nuestro paseo en dromedario (50 dirhams cada uno, 5 €, ninguna ganga).

Ésta es una visita que no esperábamos y que nos sorprendió gratamente. Nos pareció muy interesante y un regalo para la vista. Así que, si os surge la oportunidad de visitar este pintoresco lugar, no la dejéis escapar.

Nuestro consejo para esta visita: no olvidéis protegeros la cabeza del sol y poneros protector solar. Si sois sensibles a la luz, las gafas de sol serán imprescindibles. Y, sobre todo, mucha agua.

 

Sobre el Autor

Laura

Laura

En la blogosfera desde 2011 con mi pequeña ventana al mundo www.laurablanch.com, que nació como un lugar donde almacenar mis escritos de distintas temáticas y, al convertirme en madre, terminó convirtiéndose en un blog sobre maternidad y crianza con buena acogida (no descarto que el blog pueda tomar otro rumbo).

16 Comentarios

    • ¡Hola Sergio!Es una visita muy enriquecedora. Es quizá uno de esos lugares más “diferentes” para nuestro ojo europeo. Eso sí, vayas en la época que vayas, llévate algo para cubrirte la cabeza y mucha agua… las sombras donde cobijarse no abundan 😛 Ya nos contarás tu experiencia 🙂
      ¡Un saludo!

    • ¡Hola Jordi! Para nosotros fue todo un descubrimiento. Formo parte de la excursión al desierto de Zagora. Quedamos encantados, a pesar de las altas temperaturas. Marruecos es un país para recorrer de punta a punta. ¡Saludos!

  • Este es uno de los lugares del mundo que quiero conocer, si o si !!!!
    Genial tu entrada mostrando esta maravilla del mundo.
    Que bueno que decidieron ir a conocerlo.
    Lo que a veces no está en los planes puede resultar ser lo mejor, no??
    Saludos Viajeros.
    Lilián Viajera

  • ¡¡Ese es el espíritu!! Aunque te hayas olvidado las gafas y haga un calor de muerte hay que disfrutar del lugar que visitamos. Y este sin duda, merece la pena (lo digo por experiencia).
    Un saludo

    • ¡Hola Aitor! Tiene un ambiente muy especial, tienes toda la razón. Que suerte tener el hotel justo en frente, nosotros sólo lo vimos con la excursión. Luego continuamos camino hacia el desierto de Zagora. ¡Saludos! 🙂

  • Hola Laura!
    Qué ganitas tenemos de conocer esta kasbah!
    Dos veces hemos estado en Marruecos y dos veces se nos ha escapado… nos gustaría hacer una buena ruta por la zona.
    Qué faena olvidarte el gorro y las gafas, tiene pinta de ser un auténtico horno! Y sí, a mi también me da cosilla que me inviten a sus casas…
    Un abrazo!

    • ¡Hola guapos! Marruecos en agosto es un horno. Y si te metes en sitios con poca sombra, y te olvidad de la protección, pues es un cóctel poco recomendable. Pero la visita es muy recomendable. ¡Saludos y gracias por comentar! 🙂

  • El lugar merece una excursión desde marrakesh aunque la carretera no es muy buena, el paisaje es chulo seguro que a la peque le encanto,como bien dices el lugar es un regalo para la vista. Pasar buen finde😊

  • Oye, ¿y no regateasteis los pañuelos? 🙂 Igual os hubieran bajado el precio.
    La Kasbah es una de las visitas más interesantes de la zona. No solo por haber rodado allí películas, sino precisamente por lo que a vosotros no os gustó mucho, o eso me pareció entender: la posibilidad de ver cómo viven los locales. Igual para nosotros es raro, pero ellos no tienen tanto sentido de “lo mío”, comparten su espacio vital con todos, incluso los desconocidos, más fácilmente que nosotros. Así que, nada por lo que sentirse incómodos, no lo sufren, y además, ganan algo, que para ellos es importante.
    ¡Saludos, viajeros!

  • ¡Hola Kate! Coincido en que es una de las visitas más incesantes de la zona, aunque si te somos sinceros no sabemos que mas hay en los alrededores, ya que esta visita formaba parte de la excursión al desierto. Con respecto a la posibilidad de ver como viven los locales estamos de acuerdo, es super interesante, aunque eso no quite que nos pueda resultar violento entrar a la casa de la gente sin casi tener interacción con ellos. ¡Saludos! 🙂

Deja un comentario