Blog Pequemaleta

Viajar con niños en tren

Laura
Escrito por Laura

En un post anterior ya os hablamos de nuestro transporte favorito a la hora de viajar: el avión. Sin embargo, el medio de transporte que consideramos ideal para viajar con niños es, sin lugar a dudas, el tren.

El avión es maravilloso porque te traslada a cientos o miles de kilómetros en apenas unas pocas horas y por eso no tiene rival si lo que queréis es viajar relativamente lejos, pero si queréis moveros por territorio nacional o moveros entre países limítrofes, no hay nada más cómodo, entretenido y enriquecedor que viajar en tren.

*Si viajáis en tren y/o en AVE (Alta velocidad Española) en Territorio Nacional (Renfe), sabed que:

– Los niños menores de 4 años que no ocupen plaza, viajan gratis pero no olvidéis sacar su Billete Gratuito de Niño. Los niños menores de 4 años que sí ocupen plaza, deberán viajar con su Billete Tarifa Niño de precio reducido. Los niños menores de 14 años que ocupen plaza, tienen un descuento de un 40 por ciento sobre la tarifa regular del billete.

– Una gran asignatura pendiente para favorecer la movilidad con niños en nuestro país es que en las estaciones de trenes no hay zonas para niños (yo no las he visto y no he encontrado información sobre su existencia), por lo que si tenéis que hacer trasbordo y vuestra espera es relativamente larga, ésta se puede hacer muy pesada para vuestros pequeños si no estáis a tope para ellos.

– Como ya os imaginaréis no hay zonas para niños en los vagones, pero viajar en tren tiene una grandísima ventaja y es que puedes pasear arriba y abajo sin molestar a nadie, y mirar por las ventanas es toda una aventura.

– Servicio ATENDO de Renfe: este servicio consiste en que, en algunas estaciones, hay personal de Renfe destinado a ayudar y acompañar a personas con movilidad reducida. Está bien saber que existe este servicio si viajáis solas/os con los niños y os veis apuradas/os con el cochecito y los bártulos, pero no hay que olvidar a quien va dirigido, así que si podéis evitarlo no abuséis.

– En el AVE y en los trenes de largo recorrido encontraréis, en algunos baños, cambiadores para vuestros bebés: no son muy cómodos pero hacen el apaño. En los trenes que cubren distancias cortas desconozco si hay cambiadores pero, sinceramente, no lo creo.

– ¿Qué comer en el tren?: puesto que no hay restricciones a la hora de transportar líquidos, aquellos que deis biberones, papillas o triturados a vuestros peques no tendréis ningún problema ni tendréis que dar ninguna explicación. Por supuesto, para los que pasáis de mejunjes y dais comida “normal” a vuestros hijos, tendréis menos problemas todavía… un tupper con pasta y cuatro albóndigas le alegran el trayecto a cualquiera.

– En cada vagón suele haber un espacio destinado a dejar el equipaje y en el caso del AVE, además, podéis dejar la sillita plegada detrás del último asiento del vagón, sin problema (si viajáis con el capazo ya no puedo ayudaros, pero he leído por ahí que se puede ocupar un asiento reservado para minusválidos que esté libre. Preguntad siempre al personal de a bordo antes de ocupar un espacio reservado). Sobre los asientos encontraréis un espacio donde poder dejar el equipaje más “de mano” como pueden ser el bolso, la mochila o incluso las chaquetas.

– Si estáis pensando en cubrir largas distancias por territorio nacional o estáis pensando en viajar a París (por ejemplo), no dudéis en buscar ofertas para hacerlo en el tren de alta velocidad porque es comodísimo y muy rápido. Nosotros repetiremos sin dudar.

– Si estáis pensando en moveros por zonas relativamente cercanas (por ejemplo: Tarragona-Valencia, Tarragona-Alicante o Tarragona-Girona) os puede convenir tomar un tren convencional, puesto que el trayecto es mucho más corto y fácil de sobrellevar (apenas dos horas) y os saldrá, sin duda, más barato.

*Si viajáis en tren por Europa:

– Normalmente, en todos los países, los niños menores de cuatro años no pagan billete si no ocupan plaza, y entre los cuatro y los once años suele haber billetes con tarifa reducida para niños. De todas formas, no olvides preguntarlo en la compañía encargada del trayecto.

– He leído que en algunos lugares de Europa es posible encontrar una zona para niños en las estaciones e incluso en algunos trenes. Si os encontráis con una disfrutadla y ¡mandadnos fotos!

– Controles: en Europa no hay que pasar controles antes de subirse a un tren ni es necesario realizar un check-in. Si es necesario hacer un control de pasaportes por viajar a países que no figuren en el Acuerdo Schengen puede que lo realice el mismo revisor de a bordo o que tengáis que mostrarlo en el control de la estación de llegada.

– Por norma general, os será más sencillo encontrar cambiadores de bebé en los trenes que recorren Europa que en los que recorren España… c’est la vie!

– Se estila mucho el tren de compartimentos que sin duda le darán a tu viaje un encanto especial.

– Recorrer Europa en tren te depara muchas sorpresas y es que, por ejemplo, en cualquier trayecto puedes encontrarte recorriendo el mismo camino del Orient Express.

Ya sabéis, si tenéis oportunidad de viajar en tren no os lo penséis y ¡adelante! Es una grandísima experiencia y muy gratificante.

Sobre el Autor

Laura

Laura

En la blogosfera desde 2011 con mi pequeña ventana al mundo www.laurablanch.com, que nació como un lugar donde almacenar mis escritos de distintas temáticas y, al convertirme en madre, terminó convirtiéndose en un blog sobre maternidad y crianza con buena acogida (no descarto que el blog pueda tomar otro rumbo).

Deja un comentario