Blog Marruecos Pequemaleta

Viajar a Marruecos con niños

Laura
Escrito por Laura

Si hay algo de lo que podéis estar seguros es de que los niños son siempre bienvenidos en Marruecos. La sociedad marroquí tiene una gran conciencia de familia y brinda a los niños el lugar que les corresponde: el centro de la vida social.

Cuando entras con un niño en un tren, una tienda o un restaurante en España, generalmente, las caras de alrededor son de “Vaya, un niño, ¡qué incordio!”. En Marruecos es todo lo contrario: son siempre bien recibidos e invitados a participar.

Incluso en los zocos más concurridos, una familia es siempre un cliente grato, pues transmite al resto de compradores que ésa es una tienda de confianza.

El cambio de cultura

Lo único que debéis tener en cuenta es que venimos de una sociedad algo distinta. Estamos muy concienciados (incluso, a veces, rozando la psicosis justificada) con el abuso infantil y el contacto físico con desconocidos es cada vez menos habitual o más comedido. Por ello, algunos niños pueden sentirse cohibidos e incluso violentados por la cercanía física del marroquí.

En nuestro caso, Alma es una niña muy cariñosa con su gente cercana pero a la hora de relacionarse con desconocidos o poco-conocidos es una niña que marca las distancias y exige respeto por su espacio vital. Vaya, que no le gusta que la toquen si no ha dado pie a ello.

Por eso, en alguna ocasión se ha sentido desconcertada y/o agobiada porque cualquiera la agarraba en volandas para ayudarla a bajar de un transporte; los chicos con los que estuvimos en el desierto la buscaban y le hablaban muy de cerca continuamente; incluso, en la Plaza Fnaa, tuvimos un episodio incómodo con una mujer que hacía tatuajes de henna y que la agarró por el brazo y empezó a tatuarle la mano. Si me lo hubiera hecho a mí habría sacado el brazo a la fuerza y listo, pero no quise estirarle el brazo a Alma para no asustarla, así que vivimos un momento incómodo del todo innecesario.

Lugares para niños

Como ya he dicho, los niños en Marruecos no son apartados y relegados a espacios definidos para ellos sino que forman parte de la vida social de los adultos. Quizá por ese motivo, los parques infantiles (de columpios) brillan por su ausencia. El único parque con toboganes que encontramos fue en Rabat y estaba todo roto e impracticable.

Afortunadamente, también en Rabat, encontramos una feria en la ribera del Bu Regreg donde Alma pudo subir a algunas atracciones y en la otra ribera, en Salé, visitamos el Magic Park, un parque de atracciones más completo donde echamos la tarde.

Marruecos Kids-friendly

En resumen, el balance es positivo. Nadie os sugerirá que entretengáis a vuestros hijos coloreando o jugando aparte porque para ellos son parte del funcionamiento social, no una molestia. Sólo tened en cuenta que si tenéis niños aprensivos con el contacto físico con extraños, deberéis prevenirlos sin meterles miedo o adelantaros a posibles situaciones incómodas.

Sobre el Autor

Laura

Laura

En la blogosfera desde 2011 con mi pequeña ventana al mundo www.laurablanch.com, que nació como un lugar donde almacenar mis escritos de distintas temáticas y, al convertirme en madre, terminó convirtiéndose en un blog sobre maternidad y crianza con buena acogida (no descarto que el blog pueda tomar otro rumbo).

10 Comentarios

  • ¡con las ganas que tengo de ir marruecos! hace años, con los billetes comprados, la aerolínea canceló esa ruta y m quedé sin poder ir, y lo tengo ahí pendiente.. fíjate que no pensé yo que fuera un destino cómodo para ir con niños, ¡qué buena noticia! ¡besos!

    • ¡Hola Miren! Que palo tu experiencia. Ahora tienes muchos vuelos a muchas ciudades, así que no lo dudes y visita Marruecos, un país lleno de color. Y hablando de niños, el trato es exquisito, son super amables, siempre con una palabra agradable. ¡Saludos! 🙂

  • Es pensar en Marruecos y, son conocerlo, no parece que vaya a ser Kids-friendly. Últimamente parece que cuando los niños son bienvenidos tiene que haber columpios para ellos, y unos manteles o unas mesitas para colorear. Y con eso, los lugares se convierten en Kids-friendly. De verdad? Parece que lo que se busca es que los adultos estemos tranquilos y los niños entretenidos. Me gusta esta filosofía de los niños forman parte de la vida normal. Gracias por este post tan chulo!

    • ¡Hola Maribel! Eso es justo lo que pensamos nosotros. Parece que con tener a los niños entretenidos y dejar a los adultos tranquilos un lugar es Kids-friendly. Es demencial.
      No hay nada más enriquecedor que compartir la socialización con los más pequeños de la casa y éso, en Marruecos, es algo que tienen muy arraigado: los niños están en el centro de la sociedad y participan como uno más.
      ¡Un saludo!

  • Hola familia!

    Aquí una apasionada de Marruecos, ¡me encanta! Por razones obvias, nunca hemos viajado con niños, pero sí que nos parece un destino bastante child-friendly.

    No había pensado que quizá algunos peques puedan sentirse incómodos con tanto con tacto, pero claro, si nos pasa hasta a los mayores…

    Qué curioso lo del parque! No lo habría pensado, pero ahora que lo decís, tiene sentido.
    Un beso!

  • Nunca he estado en Marruecos y eso que lo tengo muy cerquita pero hay tantos destinos…Espero poder conocerlo algún día porque siempre me han hablado muy bien. Un saludo y a viajar!

  • Genial post,

    Qué curioso me parece la diferencia de trato de un niño en España por ejemplo y en Marruecos. Tienes toda la razón, en España cuando ven aparecer un niño en un restaurante o museo puedes ver malas caras. Me alegro mucho que haya sociedades en las que esto sea diferente. Aunque, como bien, dices, la cercanía física de los marroquís puede llegar a agobiar a un adulto. Me puedo imaginar a un niño…

    Un saludo familia 😉

Deja un comentario