Blog Bratislava Eslovaquia Europa

Bratislava y sus estatuas

Tomás
Escrito por Tomás

Bratislava, capital de Eslovaquia, se encuentra situada a orillas del Danubio, a tan sólo 60 kilómetros de Viena. Y, quizá, la cercanía con capitales tan turísticas como Praga, Budapest o la misma Viena hacen que su belleza quede eclipsada.

Si bien no es una gran ciudad en la que encontraremos renombrados monumentos o museos con visitas interminables, tiene un encanto especial que te atrapa. Su casco histórico medieval es una delicia para la vista, pequeño pero lleno de rincones que parecen sacados de un cuento.

Una de las grandes curiosidades que tiene esta encantadora ciudad son sus estatuas. Repartidas por el casco histórico, te tropezarás casi sin querer con varias estatuas con distintos significados.

Cumil
En el cruce entre las calles Rybárska brána y Panská nos encontramos con la estatua más famosa y sin duda la más fotografiada: Cumil. Se trata de un obrero que en su tiempo de descanso se dedica a observar a los viandantes desde su alcantarilla.
Los problemas de su ubicación generaron que perdiera su cabeza hasta en dos ocasiones, por este motivo han colocado a su lado la señal de trafico “man at work”.

Cumil

Ignaz
En la calle Rybárska brána encontraremos también al bello Ignaz, una estatua basada en un personaje sorprendente a la par que real. Cuentan que a principios del siglo XX vivía allí un mendigo que vestía siempre de forma muy elegante y que dedicaba sus días a repartir saludos y flores a todas las mujeres de la zona.

Ignaz

El paparazzi
Escondido en la calle Laurinská, vemos asomando en la esquina a un fotógrafo que parece no querer ser descubierto, seguramente intentando sacar fotos a algún famoso descuidado.

Soldado napoleónico
En plena Plaza Mayor, Hlavné námestie, nos encontramos apoyado en un banco un soldado del ejercito napoleónico. Quizá para no olvidar que el ejército de Napoleón invadió Bratislava en dos ocasiones.

Soldado napoleónico

El guarda de la ciudad
Ubicada también en la plaza mayor muy cerca del soldado de Napoleón, podemos ver la más reciente de las estatuas. Desde el año 2006 un soldado apostado en su garita se encarga de vigilar y custodiar el ayuntamiento de Bratislava.

Hans Christian Andersen
Dicen que el poeta y escritor danés era un enamorado de Bratislava. Y, cuentan los rumores, que esta bella ciudad le inspiró para escribir uno de sus cuentos más famosos: La sirenita.
Podemos encontrarnos con esta estatua en la calle Hviezdoslavovo.

Hans Christian Andersen

Hacer la ruta de las estatuas os brindará la oportunidad de recorrer el casco histórico de Bratislava de una forma distinta, casi como un juego. ¿Os animáis a encontrarlas todas?

Sobre el Autor

Tomás

Tomás

“Home alone” (Solo en casa) marcó mi infancia y desde entonces tengo un sueño por cumplir: pasar la Navidad en New York. Mientras el sueño va tomando forma, aprovecho para descubrir todo el mundo que se pone a mi alcance junto a mis dos chicas favoritas.

2 Comentarios

  • Nos encantan las estatuas repartidas por las ciudades. Y lo que más me gusta es que sean personajes populares que tienen una historia detrás y guardan un vínculo especial con el lugar.
    Muchas gracias por dar a conocer esta ruta. Muy chula.
    Un saludo.

    • ¡Hola Mª José! El centro histórico de Bratislava es un cuento hecho piedra y sus estatuas salpican de bronce sus calles. Además, viajando con niños, podemos preparar una pequeña “gimkana” callejera y que ellos mismos vayan encontrándose con los curiosos personajes de las estatuas y aprovechar para descubrir la historia que hay detrás de cada uno.
      Cualquier lugar es bueno para aprender cosas nuevas 🙂
      ¡Un saludo!

Deja un comentario