África Blog Marrakech Marruecos

10 cosas que hay que saber de la Plaza de Jamma el Fna

Tomás
Escrito por Tomás

Reza el dicho que “todos los caminos conducen a Roma”. Pues en Marrakech da la sensación de que todos los caminos conducen a la Plaza de Jamma el Fna.

Quizás por este motivo sea, sin lugar a dudas, el centro neurálgico de Marrakech.

La plaza muta al caer el sol

Durante el día la inmensidad de la plaza se llena de tenderetes de vendedores de zumos, diferentes tipos de tés y especias que comparten espacio con sacamuelas,  domadores de monos, encantadores de serpientes, limpiabotas y tatuadoras de henna. Mires donde mires siempre encontrarás algo que llamará tu atención.

Al atardecer, la plaza empieza a mutar. Los tenderetes matutinos desaparecen y la plaza se llena de puestos de comida humeante con ese penetrante olor a especias. Este momento se adereza con distintos espectáculos callejeros, generalmente relacionados con la música y las acrobacias.

Nuestros 10 consejos

1 – Paciencia
Siempre hay mucha gente y mucho ruido. Respira profundo y relájate, no te agobies. Pasea y disfruta de lo que te ofrecen tus cinco sentidos.

2 – Saca fotos
Haz muchas, no te cortes, intenta no molestar a nadie y que nadie se ofenda. Pero dispara sin parar, donde mires habrá una foto.

3 – Escucha
La variedad de sonidos te acompañará continuamente. El barullo habitual de la plaza se mezcla con espectáculos musicales y frecuentemente con el adhan, la llamada a la oración.

4 – Toma un zumo
Te lo exprimirán al momento y su precio es realmente ridículo, unos 4 dirhams (40 céntimos aprox.). No te lo pierdas.

5 – Regatea
Piérdete por los zocos y no te quedes nunca con el primer precio. Ellos están esperando una contra oferta, que no te de vergüenza ni pudor. Échale morro.

6 – Come
Comer en los chiringuitos te puede costar no más de 50-70 dirhams y probarás la típica cocina marroquí (harira, tajines, couscous). Si tienes un estómago sensible, tómatelo con calma: pruébalo todo pero no abuses.

7 – Prueba un té
Acompaña al típico té de hierbabuena con uno de sus deliciosos dulces marroquíes. Te recomendamos la Chebakia.

8 – Cena en una azotea
Observa desde las alturas. Relájate en uno de los tantos restaurantes que rodean la plaza. Disfruta del movimiento mientras cenas las delicias marroquíes. No te pierdas la caída de la noche sobre la plaza.

9 – Vuelve
Visítala en diferentes horarios porque la plaza está en constante cambio. Seguro que no verás lo mismo por el día que por la noche; incluso los olores cambian.

10 – Presta atención
Te querrán vender de todo y en todo momento. Si realmente no te interesa lo que te venden o explican no les sigas la corriente, no te sientas presionado. Di no, nadie se ofenderá.

 

Sobre el Autor

Tomás

Tomás

“Home alone” (Solo en casa) marcó mi infancia y desde entonces tengo un sueño por cumplir: pasar la Navidad en New York. Mientras el sueño va tomando forma, aprovecho para descubrir todo el mundo que se pone a mi alcance junto a mis dos chicas favoritas.

10 Comentarios

Deja un comentario